La Audiencia encarcela a cuatro de los condenados de Alsasua por riesgo de fuga

M. SÁIZ-PARDO

madrid. La Sección Primera de la Audiencia Nacional acordó ayer el ingreso en prisión sin fianza y comunicada de cuatro de los cinco condenados por los incidentes de la localidad navarra de Alsasua que todavía quedaban en libertad. El tribunal apreció el riesgo de fuga que alegaba la Fiscalía. Se trata de Jon Ander Cob, Julen Goikoetxea, Aratz Urraizola e Iñaki Abad, condenados a penas de entre nueve y trece años por los delitos de atentado a los agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

Los cuatros fueron detenidos a primera hora de ayer en sus respectivos domicilios por la Guardia Civil, después de que la Fiscalía pidiera su arresto preventivo para evitar su fuga. Los condenados fueron llevados a Madrid para celebrar en la Audiencia Nacional la vistilla del artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para decidir su ingreso en prisión. El tribunal sentenciador consideró que los «indicios de criminalidad existentes contra los acusados se han visto consolidados en una sentencia condenatoria», lo que hace «temer fundadamente que de ser mantenida la libertad provisional pudieran darse a la fuga». La sala afirmó que «el arraigo personal y familiar de los condenados no desvirtúa el riesgo de fuga».

«Menosprecio»

El pasado viernes el tribunal falló que los incidentes de la madrugada de 15 de octubre de 2016 en la localidad navarra de Alsasua, cuando una multitud agredió a dos guardias civiles y a sus parejas, no constituyeron un acto terrorismo, aunque sí que fueron una acción movida por el «odio» y el «menosprecio y la animadversión» a la Guardia Civil. Pero el tribunal no encontró indicios de que los procesados por apalear a los agentes tuvieran «vinculación o pertenencia» al entorno de ETA.

Julen Goicoechea, Aratz Urrizola y Jon Ander Cob fueron condenados a nueve años de prisión, mientras que Iñaki Abad afronta una sentencia de trece años de cárcel. En esa misma sentencia, la sala también condenó a Ohian Arnanz a 13 años de prisión, a Jokin Unamuno y Adur Ramírez a 12 años (los tres en prisión desde 2016) y a dos años a Ainara Urquijo, la única de los ocho encausados que sigue en libertad.

El tribunal impuso las penas más altas posibles por esos tipos penales 'no terroristas' por entender que en la actuación de los agresores concurrieron las agravantes de «abuso de superioridad y de odio» hacia los agentes por su condición de guardias civiles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos