La Asamblea Nacional Catalana defiende obviar la participación

R. C. BARCELONA.

No importa la participación en el referéndum convocado para el 1 de octubre, solo que se imponga el sí a favor de la creación de la república de Cataluña. Según defiende la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en un documento interno al que ha tenido acceso Europa Press, ante el escenario de un eventual boicot de los defensores de la permanencia en España y dado que en la proposición de ley del referéndum no se hace referencia alguna a la cuestión de la participación, es «del todo necesario el establecimiento de un consenso político previo sobre esta cuestión entre las fuerzas independentistas».

La opinión de la ANC es clara. Según sostiene la organización secesionistas, hay que declarar la independencia en el caso de que haya «más votos favorables que votos contrarios, sea cual sea el porcentaje de participación registrado». Desde la asamblea se ponen dos ejemplos para justificar esta posición. El Estatut de 2006 se aprobó con un 49,5% de participación y el referéndum de aprobación de la constitución Europea en España en 2005 con un 41,77%. «En ambos casos, el hecho de que la participación no alcanzara el 50% del censo no quitó legitimidad al resultado ni puso en duda su validez política y jurídica», se argumenta.

Para la ANC, la participación no es un buen indicador del interés social real que genera una consulta cuando existe un boicot por parte de los contrarios a la propuesta que se somete a votación: «Hacer boicot es adulterar la abstención y el uso normal del método democrático».

En el caso de Cataluña, constatan que la participación en elecciones que se han celebrado en condiciones de normalidad democrática se han situado entre el 60 y el 80% del censo, por lo que la mayoría absoluta de los votos válidos emitidos se ha situado, en todos los casos, alrededor del 30-40% del censo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos