Arrimadas «no tira la toalla» porque la cohesión de los independentistas es menor

La ganadora de las elecciones catalanas, Inés Arrimadas, acompañada ayer por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. :: Eric Gaillard / REUTERS/
La ganadora de las elecciones catalanas, Inés Arrimadas, acompañada ayer por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. :: Eric Gaillard / REUTERS

Asegura que el 'procés' sale «con menos apoyos» y pone en duda que los soberanistas se pongan de acuerdo para formar Gobierno

M. E. ALONSO

BARCELONA. Con la emoción aún en el cuerpo por la histórica victoria en las urnas y el sinsabor de no contar con los números para convertirse en la próxima presidenta de la Generalitat, Inés Arrimadas apostó ayer por mantener la calma y esperar a ver qué pasa en las próximas semanas y qué hacen los separatistas. «Hemos visto cosas impensables en el Parlament», recordó la líder de Ciudadanos en Cataluña.

Lejos de dar por hecho un nuevo Gobierno soberanista tras lograr retener la mayoría absoluta, la dirigente liberal puso en duda la unidad del independentismo al resaltar que Carles Puigdemont, Esquerra y la CUP salen de los comicios autonómicos «con menos apoyos y menos escaños». No quiso ir más allá Arrimadas aunque remarcó que ella «no adelantaría escenarios aún» y «no daría nada por hecho».

Pese a que la aritmética juega a favor del bloque secesionista, los pactos entre ellos serán imprescindibles para tejer cualquier Ejecutivo en el que los antisistema siguen teniendo la llave de la gobernabilidad. Y la CUP pone como condición previa a cualquier apoyo que se prosiga inmediatamente con el camino emprendido para construir la república, que ellos dan por proclamada. Un obstáculo a salvar en las futuras negociaciones al que hay que sumar que el líder republicano, Oriol Junqueras continúa en prisión, de momento hasta el 11 de enero cuando tendrá que comparecer nuevamente en el Supremo, y que el expresidente Puigdemont no está dispuesto a volver de Bélgica para tomar posesión de su cargo, previo paso por la cárcel, donde presumiblemente permanecería hasta la celebración de un juicio por delitos tan graves como sedición, rebelión y malversación.

«Vamos a ver si Junts per Catalunya, Esquerra y la CUP pueden seguir con su aventura»

Fuentes de Ciudadanos creen que de éstos, el mayor problema al que se enfrentan los independentistas es el «show» que quiera montar en los próximos meses Puigdemont, pero que tarde o temprano aceptarán buscar otro candidato a la Presidencia. «Vamos a ver si estos tres partidos, que no han conseguido hacer nada positivo durante estos años, pueden seguir con su aventura», auguró Arrimadas.

«Injusta» ley electoral

La dirigente liberal compareció flanqueada por Albert Rivera tras la reunión del comité ejecutivo nacional del partido y remarcó que Ciudadanos «no tira la toalla», prometió que seguirá «luchando por un proyecto alternativo» y perseverar en la idea de que «los nacionalistas salen menos cohesionados» pese a retener la mayoría. Una mayoría que la candidata atribuyó por completo a la «injusta» ley electoral. Se requieren más votos en las circunsripciones más pobladas (Barcelona y Tarragona), principales plazas del partido naranja, que en las de menor demografía (Girona y Lleida), y Arrimadas se encargó de recordarlo. «Es evidente que Cataluña sigue en la inestabilidad por una ley electoral que hace que estos señores tengan más escaños que votos en la calle», remarcó.

Tanto Arrimadas como Rivera, lamentaron el poco apoyo que han obtenido el PP y PSC para articular una alternativa al separatismo pero «nosotros hemos hecho los deberes», remarcaron, evitando valorar cualquier hipótesis sobre lo que podría ocurrir con los tres diputados de Xavier García Albiol que, de momento, irían al Grupo Mixto con los cuatro de la CUP.

En cuanto a la lectura nacional del 21-D, Rivera recordó que lo que necesita España es «futuro» y lanzó un recado a sus principales rivales al exponer que la suma de votos de PP, PSC y los comunes -candidatura en la que se integra Podemos- han logrado menos escaños juntos que Ciudadanos solo. Bajo su punto de vista, los catalanes han premiado a Arrimadas por la gestión del partido liberal y, en un toque de atención a los populares, Rivera recuperó el mensaje de que «a España le falta un proyecto de futuro que ilusione», una hoja de ruta que para Ciudadanos no pasa en ningún caso por hacer cualquier concesión a los independentistas ni tampoco «copiando a los nacionalistas, que es lo que han hecho el PSC y el PSOE». Y, crecido, lanzó una última advertencia al PP, que seguirá siendo muy exigente, «más si cabe ahora», con todos los puntos recogidos en el pacto que permitió la investidura de Rajoy porque «nosotros cumplimos lo que firmamos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos