Arrimadas apela a la unidad de la oposición para hacer frente al independentismo

El PSC augura que esto va a acabar como «el rosario de la aurora» y En Comú urge a Torra a que diga lo que piensa «de verdad»

M. E. ALONSO BARCELONA.

El acto de contrición de Quim Torra por sus comentarios y mensajes despectivos contra los españoles y los que no son independentistas no logró convencer ayer a los partidos constitucionalistas, que volvieron a la carga con nuevos artículos en los que el recién elegido presidente de la Generalitat considera «bestias» o «colonos» a los catalanes que se oponen a romper con España. «La ideología que defiende es xenofobia y populismo excluyente», denunció la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

La portavoz liberal mostró su preocupación no solo porque el independentismo haya recuperado el Ejecutivo catalán, sino porque cree que su desembarco en el Govern agravará la fractura que vive Cataluña. Arrimadas se comprometió a liderar la oposición para hacer frente al nacionalismo y acabar con el proyecto identitario que promueve Torra. «Quieren que vuelva el 155, porque -remarcó- es la única forma en la que saben manejarse».

También el líder del PSC, Miquel Iceta, arremetió contra el sectarismo del sucesor de Carles Puigdemont y le recordó que «se puede ser catalán sin compartir el proyecto soberanista». El socialista lamentó además que no parece que se vaya a abrir una nueva etapa, sino «cinco meses con mucha gesticulación y quizá alguna desobediencia», que acabarán «como el rosario de la aurora».

Las disculpas de Torra supieron a poco asimismo al portavoz de los comunes, Xavier Domènech, que le reclamó que aclare qué piensa en realidad de «los españoles, y de los catalanes que se sienten españoles», y al del PP Xavier García Albiol, que aprovechó para cargar contra Arrimadas por asumir con retraso su papel como líder de la oposición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos