Cs apela a los comunes para lograr la presidencia del Parlament

CRISTIAN REINO

barcelona. Ciudadanos anunció ayer que en breve iniciará conversaciones con las formaciones no independentistas para sondear las posibilidades de evitar una presidencia del Parlamento autonómico de color independentista. «Ciudadanos es el único partido que puede garantizar un cambio en la mesa para que esté al servicio de todos los catalanes y no del separatismo», afirmó el portavoz de la formación liberal, Fernando de Páramo. «El freno a que la mesa no sea de Forcadell o de Puigdemont» es que Ciudadanos consiga la presidencia del órgano rector de la Cámara, según De Páramo. «Hace falta un cambio», añadió. Pero las únicas posibilidades de Ciudadanos pasan por tratar de seducir a los comunes, aunque estos hayan anticipado que no les facilitarán ni la Presidencia de la Cámara ni la de la Generalitat.

Los independentistas suman 70 diputados. Pero hay ocho escaños que no están seguros, ya que tres de ellos están en prisión y cinco en Bruselas. Los tres de la cárcel es posible que puedan participar en la votación, pero sin los cinco de la capital belga, los secesionistas tendrían en la votación para elegir la Presidencia de la Mesa 65, los mismos que sumarían Cs, PSC, Comunes y PP. Y en caso de empate, gana la lista más votada, en este caso Cs. Si el grupo de Podemos se abstiene, los independentistas ya tendrían la mayoría asegurada. Pero, de fructificar el acercamiento de los constitucionalistas a la izquierda alternativa, la única opción del independentismo para hacerse con el órgano de control del Parlament pasaría por obligar a los cuatro exconsejeros que acompañan a Puigdemont en Bruselas a renunciar a sus escaños, lo que desataría una tormenta en el independentismo y complicaría las negociaciones a tres bandas entre Junts per Catalunya, ERC y la CUP. La última palabra la tendrán los comunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos