La CUP amenaza con tumbar la votación de investidura

C. REINO BARCELONA.

Es poco probable que la tumben porque el perfil rupturista de Quim Torra se ajusta a sus planteamientos, pero la CUP exige su cuota de protagonismo y todavía no tienen resuelto cuál será el sentido de su decisivo voto en la segunda vuelta de la investidura.

En principio, los antisistema se abstendrán hoy en la primera ronda. Pero JxCat y ERC lo tienen descontado porque dan por perdida esa votación. El problema surge en la votación del lunes y ahí la abstención de la CUP es fundamental para que Torra sea investido. La posición de la formación de la izquierda radical secesionista está en al aire hasta que su Consejo Político se reúna mañana y tome una decisión.

Si la dirección cupera apuesta por el voto en contra, como piden sectores del partido, Torra no será presidente de la Generalitat y las elecciones estarán más cerca. El plazo del 22 de mayo pesará como una losa. Fuentes de la cúpula de la CUP llevan semanas insistiendo en que si hay elecciones no será por su culpa y que la abstención es solo su posición de partida.

Eso sí, su apuesta siempre ha sido Puigdemont porque consideran que es el candidato con el que más se escenifica el enfrentamiento con el resto de España. Y todo lo que no sea reelegir al expresidente consideran que es una cesión ante el Estado. Además hay sectores de la CUP que ven a Torra un perfil muy conservador y de derechas.

Pero más allá de debates ideológicos, esta duda de última hora es su manera de presionar al candidato para que incluya más 'dinamita' en su discurso de investidura. La CUP, hay que recordar, ya ha sido capaz de tumbar a Artur Mas en 2016 y recientemente a Jordi Turull.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos