La acusación popular reclama flexibilidad con las preguntas

R. G. MADRID.

El primero en abrir el interrogatorio será el letrado de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), que ha ejercido la acusación popular y es la que solicitó hasta tres veces que Mariano Rajoy fuera citado como testigo.

Después será el turno de las otras dos acusaciones populares, el Partido Socialista de la Comunidad Valenciana y el Partido Socialista de Madrid. A continuación podrán preguntar la Fiscalía, la Abogacía del Estado, y las defensas de los 37 acusados más las de los dos enjuiciados como partícipes a título lucrativo, el PP y la exministra Ana Mato.

El presidente de Adade, Mariano Benítez de Lugo, se mostró ayer confiado en que el tribunal será «flexible» y aceptará las preguntas que no guarden estricta relación con la causa, como ha ocurrido con otros acusados y testigos. «Sería increíble que ahora operara con criterio restrictivo», afirmó. Benítez de Lugo también ve probable que las dos fiscales se abstengan de preguntar ya que veían innecesario llamar a Rajoy.

Concepción Nicolás y Concepción Sabadell serán las fiscales Anticorrupción que podrán interrogar a Rajoy, y estarán respaldadas por su jefe, Alejandro Luzón, que acudirá a la sala para «apoyar» a sus subordinadas y por «respeto institucional», según fuentes de ese departamento.

Fotos

Vídeos