El abad del Valle de los Caídos planta a la Comisión de Justicia del Senado

La Comisión de Justicia le había citado por su bloqueo a las exhumaciones de presos republicanos que yacen en el mausoleo franquista

R. C.

Madrid. Si quieren explicaciones, vengan ustedes al Valle de los Caídos a buscarlas. Esta es 'grosso modo' la respuesta que el abad del mausoleo franquista, Santiago Cantera, ha dado a la Comisión de Justicia del Senado, que le había citado para que explicase su negativa a permitir la exhumación de presos republicanos que yacen en el lugar.

Al no ser un cargo público, el religioso no tiene ninguna obligación de comparecer ante el Parlamento. Además, en la carta enviada a la comisión en la que anuncia sus intenciones, el abad hace hincapié en la separación Iglesia-Estado.

La petición de comparecencia partió del grupo socialista de la Cámara alta, que ayer no disimuló su malestar a la hora de valorar la negativa del abad a ofrecer explicaciones. Según el PSOE, la comparecencia se debe producir en las instituciones que son la casa de toda la ciudadanía y no en un lugar como el mausoleo franquista que aún hoy día divide a los españoles.

El origen de la discordia está en el permiso que, a petición de la familia, un juzgado dio para desenterrar los restos de los hermanos anarquistas Manuel y Antonio Lapeña. Pero los benedictinos que guardan la abadía del Valle de los Caídos recurrieron esta decisión bajo el argumento de que los trabajos podrían dañar la basílica, la misma donde están sepultados Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera. El abogado Eduardo Ranz, que representa a familiares de víctimas enterradas en el mausoleo, consideró que Cantera tiene el «deber moral» de acudir a la llamada del Senado. «Si finalmente el abad del Valle de los Caídos no comparece, quienes sufrimos esa decisión seremos el resto de los españoles», aseguró el letrado.

Moción unánime

El plantón del abad a los senadores llegó solo un día después de que la Comisión de Justicia aprobase por vez primera una moción unánime sobre Memoria Histórica. Se trata de una propuesta que defendió el senador socialista Francesc Antich sobre la viabilidad de las exhumaciones, pactada con todos los grupos, y en la cual se trasladaba el «total apoyo» del Senado a Patrimonio Nacional y al Ministerio de la Presidencia para «facilitar» la retirada de restos humanos de los osarios.

El texto aludía al «cementerio público» del Valle de los Caídos puesto que, según un informe de la Abogacía del Estado, los osarios de la nave central y la nave de crucero de la basílica deben considerarse cementerio público y no de la Iglesia, y resultaría conveniente evaluar su estado. En este último aspecto incide la moción unánime, al apostar por un estudio técnico para evaluar la viabilidad de la retirada de restos humanos teniendo en cuenta las condiciones del recinto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos