La Rioja

Moncloa acusa al líder catalán de intentar usar los ayuntamientos para eludir sus responsabilidades

  • El Gobierno advierte de que denunciará a los consistorios que cedan instalaciones para el referéndum secesionista

madrid. El Gobierno apuntó ayer que la reunión de Carles Puigdemont con alcaldes catalanes constituye «otra iniciativa fracasada de los independentistas» y de la Generalitat, que, a su juicio, utiliza a las corporaciones locales en el proceso secesionista para «eludir sus propias responsabilidades». Además, advirtió de que denunciará a los ayuntamientos que cedan locales para el referéndum del 1 de octubre.

Fuentes de la Moncloa señalaron a Europa Press que el acto que protagonizó Puigdemont junto a medio millar de alcaldes quedó «muy lejos» de las expectativas de sus organizadores al tratarse de «muchos menos» ayuntamientos de los previstos. En su mayoría, además, pertenecían a poblaciones pequeñas que, en su conjunto, representan apenas un tercio de la población.

Además, las mismas fuentes recordaron la advertencia de la Delegación del Gobierno, que ya ha avisado de que denunciará ante los tribunales a aquellos municipios que colaboren con un referéndum ilegal a través de iniciativas como la cesión de locales para hacer viable la votación.

Cumplir la ley

El pasado viernes, Mariano Rajoy ya incidió en que tanto los ayuntamientos como los funcionarios en Cataluña están obligados a respetar la legalidad ante la convocatoria de la consulta independentista y recalcó que su Ejecutivo no «abdicará» de su obligaciones «de ninguna de las maneras». «Todo el mundo tiene que cumplir la ley», afirmó rotundo el presidente del Gobierno en una rueda de prensa con la primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, tras una cumbre bilateral en Varsovia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate