La Rioja

Las víctimas de Hipercor no olvidan la «barbarie perpetrada por los asesinos»

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el ministro del Interior visitaron ayer una exposición conmemorativa del atentado. :: Andreu Dalmau / efe
La vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el ministro del Interior visitaron ayer una exposición conmemorativa del atentado. :: Andreu Dalmau / efe
  • Abucheos a Puigdemont, en un acto de homenaje tras equiparar el proceso soberanista con el combate contra ETA

barcelona. Como todos los 19 de junio desde hace treinta años, los familiares y las víctimas del atentado de Hipercor, el más sanguinario de cuantos perpetró la banda terrorista ETA, recordaron ayer a las 21 personas asesinadas (cuatro de ellas niños) y las 46 que resultaron heridas.

Desde el monolito que homenajea a las víctimas, personas humildes que estaban haciendo la compra un viernes por la tarde cuando ETA hizo explotar un coche cargado con 30 kilos de explosivos para matar de manera indiscriminada, el presidente de la asociación de víctimas, José Vargas, afirmó que «no olvidarán nunca la barbarie perpetrada por los asesinos» y lamentó que las víctimas y los familiares hayan estado tanto tiempo en el olvido de las instituciones. Al acto acudieron, entre otros, el ministro del Interior y la ministra de Sanidad, el presidente de la Generalitat, el lehendakari vasco y la alcaldesa de Barcelona.

«Todos debemos trabajar unidos, sin fisuras, con firmeza y lealtad para acabar con el terrorismo», señaló en su discurso Juan Ignacio Zoido. El ministro del Interior, que también asistió a una exposición fotográfica sobre el atentado junto con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, llamó a impedir que la historia de ETA «la escriban los verdugos». Carles Puigdemont y Ada Colau, por su parte, entonaron el mea culpa y se disculparon con las víctimas y sus familiares por no haberles dado el suficiente «reconocimiento y calor», según Puigdemont. «Estamos para pedir perdón si las instituciones no hemos estado a la altura», aseguró Colau.

«Golpista»

El momento más tenso del acto fue cuando intervino Puigdemont, que fue abucheado por parte del público asistente y que fue interrumpido su alocución con gritos de «golpista» y «Viva España». Vargas tuvo que terciar para recordar que se trataba de un acto de homenaje a víctimas del terrorismo y no un acto político.

Puigdemont también fue increpado el sábado en Badalona y ayer fue criticado por la oposición por comparar la persistencia en el combate contra ETA con el proceso independentista. En el transcurso de la toma de posesión de los miembros de la Comisión Jurídico Asesor de la Generalitat, dijo que «si no fuera por la persistencia de muchas personas, también anónimas, este combate no se hubiera ganado», dijo en relación al terrorismo de ETA. «En unos años diremos lo mismo -añadió- habremos conseguido todo lo que el pueblo de Cataluña se propuso porque persistimos». La oposición le acusó de «insultar» a las víctimas de ETA.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate