La Rioja

La sentencia del caso 'Palau' llegará después del verano

Fèlix Millet (izq.).

Fèlix Millet (izq.). / EFE

  • El juicio ya ha quedado visto para sentencia tras más de cuatro meses de sesiones

Después de cuatro meses de sesiones, centradas por parte de la Fiscalía en tratar de probar que Convergència se financió de manera ilegal, el juicio del caso Palau, en el que se sientan en el banquillo Félix Millet y Jordi Montull, antiguos responsables de la entidad cultural, así como empresarios y el extesorero de Convergència, ha quedado esta mañana visto para sentencia.

El juicio ha llegado a su final, tras el alegato final de los acusados y la declaración de los supuestos responsables a título lucrativo, entre ellos, la antigua Convergència, que está acusada de haberse financiado con 6,6 millones procedentes del expolio de la entidad, según la Fiscalía.

El Ministerio Público considera que durante el juicio ha quedado acreditado que la formación política cobró mordidas del 4% del coste de cada obra procedentes del grupo Ferrovial, a cambio de la adjudicación de obras públicas de la Generalitat. Estas comisiones ilegales se habrían pagado a través del Palau de la Música, cuyos responsables se quedaban una parte de la comisión.

No habrá sentencia, según ha señalado esta mañana la presidenta del tribunal, la magistrada Montserrat Comas, hasta después del verano, por lo que de producirse en septiembre podría coincidir en plena campaña del referéndum.

Son meras «elucubraciones»

En su alegato final, Daniel Osácar, extesorero de CDC para quien el fiscal pide ocho años de prisión, ha pedido clemencia y ha negado todas las acusaciones. A su juicio, la tesis del Ministerio Público son meras "elucubraciones". "Soy honesto, íntegro y honrado", ha afirmado. Es más, ha dicho que siempre ha llevado el Palau en el corazón. "¿Cómo pueden imaginar que haya participado en el saqueo del Palau", ha exclamado.

En su comparecencia de esta mañana, el abogado de CDC, Xavier Melero, ha admitido que a la formación se le podrían llegar a reclamar 2,4 millones del expolio de Palau, una cifra muy inferior a los 6,6 millones que acusa la Fiscalía. Eso sí, ha dicho que esta sanción podría ser por reclamada por supuesto tráfico de influencias, pero ni el mismo Millet admitió este supuesto penal, que a su juicio no ha quedado demostrado.

Se ha escudado además en que CDC ya no existe y que se ha refundado como PDeCAT. "No sé si la desaparición de CDC como sujeto político tiene algo que ver con las responsabilidades que se podrían derivar de este procedimiento. No me lo han dicho. Pero si es así, sería un caso único en la historia de la democracia española que alguien hiciera un acto de contrición y un examen de conciencia así", ha apuntado el abogado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate