La Rioja

El PSOE tiende puentes con Podemos pero aspira a ser quien marque la agenda

Ábalos, ayer, con un borrador de acuerdo de gobierno. :: efe
Ábalos, ayer, con un borrador de acuerdo de gobierno. :: efe
  • El portavoz socialista elude comprometerse con otra moción y resalta las diferencias entre el modelo territorial de Iglesias y el de Sánchez

El «nuevo» PSOE quiere colaborar con Podemos. Es una de sus señas de identidad. Lo dejó claro Pedro Sánchez durante su campaña de primarias y lo escenificó ayer en el Parlamento su hombre de confianza, José Luis Ábalos, al recoger el guante de Pablo Iglesias para revertir juntos las políticas del PP. Pero se trata de un acercamiento cauteloso. Interesado, incluso. Los afines al restituido secretario general creen que esa es la única manera de volverse a ganar a esa parte de su electorado seducida en un primer momento por el joven partido de la izquierda. Pero, en la operación, aspiran a dejar clara su supremacía.

Ábalos no solo eludió comprometerse con una nueva moción de censura para la vuelta del verano o antes de Navidad sino que dio a entender que Iglesias aún tiene que trabajar mucho para demostrar una verdadera voluntad de entendimiento. Así justificó su abstención, pese a lo «censurable» del Ejecutivo. Los socialistas no olvidan que, cuando pudo evitar un Gobierno de Mariano Rajoy, el líder de Podemos se dejó llevar por sus expectativas electorales y puso a España rumbo a unas segundas elecciones. Así que ahora le exigirán que, como prueba de buena voluntad, secunde sus iniciativas en el Congreso.

Ahí reside, en realidad, el giro del principal partido de la oposición. Si durante los meses en los que estuvo dirigido por la gestora afín a Susana Díaz, el PSOE estuvo dispuesto a pactar incluso con el PP, a cambio de colgarse medallas sociales como la subida del 8% del Salario Mínimo Interprofesional, el de Sánchez cree que esa actitud resulta muy difícil de entender por los votantes progresistas y quiere liderar «mayorías alternativas», con Podemos pero también con Ciudadanos.

En lo demás, el cambio no es tan radical como la campaña de las elecciones internas pudo hacer pensar. Al menos, el cambio encarnado ayer por Ábalos, llamado a ser secretario de Organización en la nueva ejecutiva del partido. Este PSOE sigue defendiendo los logros de la Transición, aún sostiene que «la revolución más eficaz es la que se hace en el Boletín Oficial del Estado» y rechaza con contundencia cualquier intento de romper la soberanía nacional. Es más, el portavoz interino dejó claro que ése es uno de los asuntos en los que más alejado puede estar de Iglesias.

«Compañeros»

En el ánimo del diputado valenciano estaba ayer, a apenas tres días para la celebración del 39 Congreso Federal del PSOE, cohesionar a los parlamentarios socialistas. Y a juzgar por los comentarios posteriores de sus compañeros lo logró, tanto con su intervención inicial como, sobre todo, con la réplica encendida en la que salió a defender de las crítica de Iglesias a dos bestias negras para el 'sanchismo', su antecesor en el cargo, Antonio Hernando, y el número dos del grupo, Miguel Ángel Heredia.

«Yo puedo discrepar mucho, a veces a niveles que nadie puede atender pero no me gusta que nadie enjuicie a mis compañeros -advirtió-. Somos del mismo partido, que se hizo con el esfuerzo el sudor y la sangre de la clase trabajadora de este país», dijo. A Iglesias, en su nueva humilde actitud, no le quedó más remedio que pedir perdón por la «ofensa». Y de paso, abundó en el elogio y aseguró haberse sentido impresionado al saber que Ábalos militó en su juventud, «en los años en los que militar suponía la cárcel», en el PCE.

Ahora está por ver si los puentes tendidos entre las hasta ahora dos fuerzas rivales de la izquierda dan o no frutos. Pero en todo caso, lo que el portavoz socialista dio a entender es que no ve fácil derribar a Rajoy antes de las próximas elecciones. Y no sólo porque dijera que lograr la mayoría necesaria para ello es un objetivo casi imposible («deje de alimentar la expectativa de que aquí nos estamos jugando que el señor Rajoy deje de ser presidente porque no es verdad», llegó a espetar a Iglesias) sino por lo que dijo a continuación al PP: «Hoy (por ayer) van a salvar esta censura pero no salvarán la censura que, más pronto que tarde, les plantearán los españoles».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate