La Rioja

Podemos confía en presentar antes de Navidad otra moción de censura viable

  • Pablo Iglesias ofrece al PSOE ponerse a trabajar para construir una mayoría alternativa

Pablo Iglesias ve el vaso medio lleno. Pese a salir derrotado de su moción de censura, el líder de Podemos considera que la votación fue una victoria. Según dijo, se ha dado el primer paso para empezar a negociar una mayoría alternativa a la que sostiene al PP en el Gobierno. Iglesias hasta se atrevió a poner plazos para registrar una nueva moción, ésta sí, con el número suficiente de apoyos para desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa. «Entre votos a favor y abstención hay mayoría suficiente para echar al PP. Creo que hemos tendido puentes para lograrlo y ojalá podamos hacerlo antes de Navidad», señaló a la conclusión del debate. El primer obstáculo a salvar para provocar un cambio de Gobierno pasa por el entendimiento entre Unidos Podemos y el PSOE. Para que esto sea posible, Iglesias puso especial atención en sus intervenciones para no herir la sensibilidad de unos socialistas con los que ya de por sí mantiene una tensa relación. Para no empeorarla aún más si cabe, el líder de Podemos renunció a atacar con la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Incluso, se disculpó en diferentes ocasiones por los errores que, reconoce, ha cometido en el pasado.

De momento, Iglesias avanzó que propondrá a la dirección socialista que saldrá del Congreso Federal de este fin de semana abrir un proceso de diálogo. En la formación morada no se disimula la satisfacción por la victoria de Pedro Sánchez en su pulso interno con Susana Díaz. Las relaciones de Iglesias y el futuro secretario general del PSOE no son las mejores, pero en cualquier caso el diálogo entre ambos resultará mucho más sencillo que con la presidenta andaluza, quien durante las primarias descartó el acercamiento a Podemos.

El giro a la izquierda al que se ha comprometido Sánchez también ha sido bien acogido en la formación morada. De hecho, su secretario general valoró que «los cambios en el PSOE van en una dirección interesante que puede permitir caminar en algo urgente» como es la presentación de una nueva moción de censura. Si el PSOE acepta la mano tendida, los 67 diputados de Unidos Podemos votarán a favor del candidato socialista, se comprometió el líder podemista. Sánchez también contaría con el apoyo de los cuatro representantes de Compromís, cuyo portavoz, Joan Baldoví, ya animó el martes a ponerse a trabajar para «aprobar en septiembre la moción que se ha suspendido en junio». Pese a todo, las tres fuerzas se quedarían en los 156 diputados, 30 por debajo de la mayoría absoluta necesaria para desbancar al Ejecutivo popular. Para alcanzar la cifra mágica sería imprescindible la colaboración de Esquerra, PNV, PDeCAT y EH Bildu, una suma que lleva al mismo callejón sin salida del que ya no supieron salir Sánchez e Iglesias en el pasado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate