La Rioja

El Congreso rechaza la moción de Unidos Podemos

Pablo Iglesias. / Efe

  • La moción ha sido desestimada por 170 votos frente a las 82 'síes' y las 97 abstenciones | Ábalos recoge el guante de Podemos para colaborar en el futuro pero insiste en que hoy sólo puede ofrecerles una abstención

Mariano Rajoy seguirá al frente del Ejecutivo después de que la tercera moción de censura de la democracia haya sido desestimada por 170 votos frente a las 82 'síes' y las 97 abstenciones. El PSOE, como había avisado, se ha mantenido en su abstención. Es todo lo que está dispuesto a ofrecer a Pablo Iglesias. El portavoz socialista, José Luis Ábalos, ha insistido en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy merece, a su juicio, la mayor de las censuras y ha dedicado buena parte de su intervención en la tribuna del Congreso a explicar el porqué –la precarización de la vida laboral, la amnistía fiscal, la desigualdad, el descrédito institucional causado por la corrupción…- pero también ha dejado claro que solo eso no basta para hacer al líder de Podemos presidente del Gobierno.

El diputado designado por Pedro Sánchez para defender su posición ante la Cámara baja ha mostrado su respeto al paso dado por Podemos. Sin embargo, ha puesto en duda su verdadero objetivo fuera, como pretende la joven formación de la izquierda, expulsar al presidente del PP de La Moncloa. Simplemente, porque los números no dan ni siquiera con un ‘sí’ del PSOE, ha subrayado. Pero también porque el propio Iglesias reconoció hace algunas semanas que el suyo era un objetivo electoral a largo plazo.

Ábalos ha blandido un documento de Podemos fechado el 26 de mayo en el que se admite, de hecho, que el objetivo ahora "no es tanto echar al PP" como "saber seguir estando al frente de la ola de indignación y vergüenza que se ha desatado contra el Gobierno". Y por ese motivo, ha acusado a Iglesias de "utilizar los sentimientos" de los españoles en su estrategia partidista y de generar con ello más frustración. "Esta moción no va a prosperar y al final lo único que se va a conseguir es que esa bancada –ha insistido apuntando a los populares- se levante a aplaudir como si hubiera superado un ataque feroz; vamos a fortalecer a aquel que quisiéramos censurar".

El dirigente socialista, que ha iniciado su intervención con una defensa cerrada de la transición, ha dejado claro además que desconfía del tono dialogante que ahora muestra Iglesias hacia su formación. Y aunque ha asegurado que recoge el guante y que agradece la oferta de colaboración –"siempre es mejor que ser insultado", ha ironizado- ha advertido de que la experiencia le obliga a tomársela con cautela. "Una gran oportunidad para echar a Rajoy y lograr un gobierno progresista en este país, sucedió el mes de marzo del año pasado y entonces sí daban los números, pero Podemos –ha recordado- decidió sumar sus votos a los del PP y frustrar la investidura de un presidente socialista". Ahora, en cambio, ha subrayado, las cosas son distintas. "No pongan excusas. No nos hagan responsables de una moción que ni con nosotros saldría adelante", ha dicho, convencido de que lo que para ambos está en juego ahora es ganarse la confianza de los votantes progresistas.

Ábalos también ha marcado distancias con el planteamiento territorial de Podemos. Y ha dado a entender que, aunque ambos compartan que España es una realidad plurinacional, sus recetas y su idea de país son bien distintas. Entre otras cosas, porque las de Iglesias son, a su juicio, confusas, pero sobre todo porque defiende el derecho de autodeterminación. El socialista ha reiterado su defensa de la soberanía nacional y, aunque ha echado en cara al Gobierno su actitud en la crisis con Cataluña, también ha subrayado que los responsables del "más descarado y prepotente" ataque a la unidad de España no es su responsabilidad sino la de los gobernantes catalanes que la promueven.

Se embarra el hemiciclo

Fin del debate limpio. Los escándalos de corrupción del PP se han cruzado con las polémicas de Podemos y han terminado por embarrar el terreno de juego. Rafael Hernando, que había viajado ya a Venezuela para acusar a Pablo Iglesias de complicidad con el chavismo y a Irán para censurar el origen de su financiación, ha sacado el listado de malas prácticas y delitos cometidos por dirigentes de la tercera fuerza política.

Después de censurar Iglesias el estilo "ultra, provocador, de extrema derecha" del portavoz de los populares y negar al PP la "honradez, decencia y honestidad" que reivindica el partido conservador, Hernando ha repasado las supuestas irregularidades, algunas acreditadas, cometidas por Carolina Bescansa, Íñigo Errejón, Diego Cañamero, Alberto Rodríguez, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero o Pedro de Palacio.

"Usted nunca será presidente del Gobierno de España, acepte su fracaso, retire la moción de censura o retírese", le ha instado a Iglesias. "Me gustaría decir que usted nunca irá a la cárcel, pero a la vista de los precedentes en su partido, no se lo puedo prometer", le ha espetado el líder de Podemos como respuesta. "Ya sé que se lo gozaría si me metieran en la cárcel, pero tendría que llegar usted a presidente, hacer de la justicia lo que quiere y tendría que rescatar las checas y cárceles del pueblo", ha zanjado el portavoz del PP.

En el tramo final del debate, Hernando ha elogiado la intervención de la número dos de Podemos, Irene Montero, frente a la del secretario general. "Hay quien dice que estuvo mejor la señora Montero, pero no diré yo eso porque si no, no sé qué voy a provocar en esa relación", ha patinado. Aunque ha negado que se refiriera a un vínculo personal entre ambos, el malestar de Unidos Podemos ha desembocado en que Iglesias se haya limitado a replicar: "España es un gran país, pero sin ustedes lo sería aún mejor".

De «demoliciones Iglesias» al «escudero» del PP

Duelo bronco en el Congreso de los Diputados entre Albert Rivera y Pablo Iglesias. "Fidel Castro era más conciso que usted" ha espetado el líder de Ciudadanos al secretario general de Podemos, que le ha recordado que pasará a la historia como el "escudero" del presidente "más corrupto".

El dirigente liberal ha sido el encargado este miércoles de reabrir el debate de la moción de censura presentada por Unidos Podemos contra el presidente del Gobierno defendiendo el voto en contra de su partido a una iniciativa que considera que no tiene sentido. Rivera ha comenzado su intervención con un repaso de la legislatura fallida y ha recordado a Iglesias que nadie más que él "es responsable de que Rajoy sea presidente". "Usted votó que 'no' a un cambio de gobierno, moderado, razonable, porque tiene como objetivo destrozar al PSOE. Por eso nos llevó a unas segundas elecciones pero le salió el tiro por la culata", ha remarcado.

El socio parlamentario del PP ha acusado al podemista de no querer "trabajar" en la Cámara baja y de estar "nervioso" por no haber sido capaz de asaltar el poder. A continuación, Rivera ha recitado los logros conseguidos por su partido en seis meses de legislatura, como el bono de la luz, el complemento salarial para jóvenes, el aumento del permiso paternidad o el incremento presupuestario para Justicia, para contrastarlos con una oposición poco útil de Podemos. "¿Qué han conseguido ustedes? Nada, porque aquí si no negocias ni acuerdas no consigues nada", le ha reprochado.

El líder centrista ha tratado de demostrar que Ciudadanos "trabaja por España" mientras Podemos se afana en la política espectáculo. "Rajoy está temblando con las pegatinas y los marcianitos, el PP no duerme", ha ironizado. Asimismo, le ha recordado que de las once medidas estrella contra la corrupción que presentó ayer en el Congreso, siete ya están aprobadas o tramitándose. "A este paso, no se entera usted y las hemos aprobado todas", le ha espetado. Y le ha recordado que solo apoyan su moción Esquerra y la "antigua Batasuna", los únicos partidos "que quieren liquidar España". "Usted es demoliciones Iglesias", ha señalado en referencia a Cataluña.

Pablo Iglesias, dejando de lado el perfil moderado y presidenciable de ayer, ha salido muy duro contra Rivera, con descalificaciones personales incluidas. Poniendo en duda la "capacidad intelectual" del líder de Ciudadanos, burlándose de su "pedantería", acusándole de ser un vendedor de "productos bancarios" y llamándole "facha". "Usted fue afiliado al PP en 2002. Hay que ser bastante facha para afiliarse entonces en Cataluña", ha asegurado.

En el duelo, el secretario general de Podemos ha despreciado a Ciudadanos negando que sea una fuerza nacional e incidiendo en que sea"extraparlamentaria" en el País Vasco o Canarias. "Sólo sirven para sostener a estos señores", ha dicho Iglesias, señalando a la bancada del PP.

Las confluencias cierran filas con Iglesias

Izquierda Unida, En Común Podem y En Marea han cerrado filas con Pablo Iglesias. Los portavoces de las confluencias han apoyado sin fisuras la necesidad de presentar la moción de censura contra Mariano Rajoy. "Esta moción es la de todos los que no nos doblegamos y no nos resignamos a que sigan en el poder", ha espetado a la bancada del PP Xavier Doménech, portavoz de En Podem. "Ustedes -ha añadido- no son el partido del orden sino el partido del caos y de la corrupción".

Alberto Garzón ha justificiado de la misma forma la obligación de desalojar al PP del poder. Es necesario porque el PP es un partido corrupto que pone en riesgo la democracia o porque es el instrumento para que en España gobierne una oligarquía que no se presenta a las elecciones, ha señalado el coordinador federal de Izquierda Unida.

En la réplica más sencilla de este debate, Pablo Iglesias ha aprovechado para adelantar el debate con los socialistas e insistir en su voluntad de entendimiento.

Directo

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate