La Rioja

Los anticapitalistas se desmarcan de la línea oficial de Podemos al apoyar el referéndum

madrid. Cataluña y el independentismo se han convertido en un problema interno de primer orden para Podemos porque no logra fijar una posición común entre las distintas sensibilidades que coexisten en el partido morado.

El último encontronazo se produjo ayer a raíz de la decisión del sector anticapitalista de respaldar la convocatoria unilateral de una consulta de independencia. «Apoyamos el referéndum del 1 de octubre, y llamamos a toda la izquierda del Estado español a organizar la solidaridad con los derechos democráticos del pueblo catalán», sostiene el ala más radical del partido morado. Según el sector encabezado por el eurodiputado Miguel Urbán y la coordinadora general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, la negativa de PP, PSOE y Ciudadanos a la consulta «tiene por objeto polarizar el escenario político y utilizar el chovinismo español para cerrar filas en torno a un gobierno autoritario, corrupto y al servicio de los grandes poderes económicos».

Esta posición contrasta con la que ha mantenido la dirección de Podemos desde que Carles Puigdemont avanzó su intención de poner la fecha a la consulta. Pablo Iglesias ha dado su apoyo a una votación a lo que en todo momento se ha referido como «una movilización legítima». No obstante, también ha añadido que el resultado que pudiera salir de las urnas el próximo 1 de octubre no sería en ningún caso vinculante, por lo que no tendría ningún valor jurídico o político.

El líder de Podemos es favorable a la convocatoria de un referéndum en el que los catalanes puedan elegir su encaje en España siempre que sea pactado con el Gobierno central. Es la misma posición que mantiene Catalunya en Comú, el partido creado por Ada Colau y socio de Podemos a nivel nacional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate