La Rioja

El calendario de la ruptura de Puigdemont

Guardiola (i) y Puigdemont aplauden.

Guardiola (i) y Puigdemont aplauden. / Toni Albir (Efe)

  • Esta semana pedirá ir al Congreso, a finales de junio explicará la ley de transitoriedad jurídica, al acabar agosto la aprobará y a principios de septiembre firmará la convocatoria del referéndum

Después de que el viernes pasado anunciara la fecha y la pregunta del referéndum, el presidente de la Generalitat ha dado esta mañana algunas pistas sobre el calendario que maneja para los próximos meses, hasta el 1 de octubre. De entrada, Carles Puigdemont ha señalado que esta semana enviará un carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para reclamarle poder ir a “explicarse” al Parlamento español. Puigdemont rechaza el formato habitual en el que se acude a votar una propuesta concreta. “No voy a proponer nada para que se vote, que me digan qué mecanismo podría usarse para explicarme”, ha afirmado en Rac-1. En esta línea, ha señalado que sería interesante poder votar en el Congreso qué propuesta hace el Estado español a Cataluña para resolver el “problema catalán”. Puigdemont ha apuntado que “cree que antes del verano irá al Congreso”.

Tras el Parlamento español, la siguiente fecha del calendario secesionista estará fijada a finales de junio o principios de julio. Esos días, el presidente de la Generalitat ha anunciado que se dará a conocer el contenido de la ley de transitoriedad jurídica, para que pueda ser aprobada en la última quincena de agosto, con toda probabilidad en la última semana. De tal manera que el decreto de convocatoria del referéndum pueda ser firmado por el presidente de la Generalitat a principios de septiembre. Puigdemont ha dado a entender esta mañana que la convocatoria podría ser rubricada de manera colegiada por todos los miembros del Ejecutivo catalán.

Puigdemont ha hablado también de la última reunión que tuvo en privado con Mariano Rajoy en la Moncloa en el mes de enero. Ha relatado fue una comida “agradable” pero que salió más “preocupado” de como entró. “Es fundamental que haya un reconocimiento del problema, porque si no se hace, no puede llegar a acuerdos”, ha señalado. Preguntado por cuál debería ser el papel del Rey en el caso catalán, ha considerado que don Felipe debería “formar parte de la solución, pero para ello debe preservarse del debate político”.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate