La Rioja

El Gobierno revisará los libros de texto catalanes y los de todas las comunidades

Barcelona. El Gobierno central reaccionó con cautela en la polémica sobre los libros de texto en Cataluña y el supuesto adoctrinamiento nacionalista o independentista de los alumnos. El Ministerio de Educación abrirá una investigación, pero no solo para Cataluña sino en todas las comunidades autónomas para evitar «tergiversaciones» de la historia.

Después de que el sindicato de profesores AMES publicara un informe que concluía que algunos de los libros de texto que emplean los colegios catalanes ofrecen «planteamientos ideológicos partidistas y tendenciosos», el Gobierno de Mariano Rajoy mostró ayer su «preocupación» por esta cuestión y se mostró dispuesto a actuar, aun consciente de que puede abrir un nuevo frente de conflicto con el Gobierno catalán. «Evidentemente, me preocupa que haya 17 libros diferentes de matemáticas o de biología y me preocupa que haya falta de rigor o tergiversación de la historia», afirmó el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, situó por su parte el contencioso como una prueba de la «falta de neutralidad» que a su juicio la Generalitat tiene con respecto al conjunto de los catalanes. «Olvida que representa al conjunto de Cataluña y que su marco tiene que ser de lealtad con el conjunto del pueblo español. Lo haremos valer», advirtió.

La Generalitat se defiende

La administración catalana calificó de «inquietante» la posición del Gobierno de Rajoy. La consejera de la Generalitat, Meritxell Ruiz, admitió estar «desconcertada», pues según dijo la ley catalana dice que los gobiernos no tienen ninguna competencia sobre la elección de los libros escolares. «Es una desconfianza hacia las editoriales y los docentes. Cada centro tiene su autonomía y escoge sus libros», aseguró. Ruiz cree que «no hay ningún problema» con los libros escolares y que la inspección «no encontrará nada». Se ha «descontextualizado una página o treinta», dijo la consejera.

En algunos libros que se estudian en los colegios catalanes, de acuerdo a la denuncia del sindicato de profesores, se omite la palabra España y se sustituye por Estado español; Cataluña aparece como una nación; y el Reino de Aragón se convierte en corona catalano-aragonesa, hasta el punto de decir que el rey Carlos I de España y V de Alemania era Carlos I de Castilla y de Cataluña-Aragón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate