La Rioja

El PDeCAT pide a Junqueras centrarse en la consulta y no en la secesión unilateral

  • Alfonso Dastis acusa al vicepresidente de la Generalitat de estar haciendo el «ridículo» y el PP califica la DUI de «golpe de Estado»

Barcelona. El independentismo se ha especializado en encadenar incendios. Cuando parecía que remitía el episodio del espionaje al número tres del PDeCAT y que enfrentó a los dos socios en el Gobierno catalán y en Junts pel Sí, Oriol Junqueras abrió el martes un nuevo frente al recuperar del baúl del olvido la declaración unilateral de independencia (DUI), que hasta la CUP renunció a ella en la noche electoral del 27-S, pues admitió que las fuerzas secesionistas no superaban el 50% de los votos.

El PDeCAT evitó ayer sumarse a la propuesta rupturista del republicano, lanzó un aviso al vicepresidente de la Generalitat y le pidió que se concentre en la consulta, el objetivo que la Generalitat tiene entre ceja y ceja para septiembre. Todo una toque de atención por parte de la formación nacionalista, herida en el orgullo por la grabación y filtración de la charla de David Bonvehí, que los exconvergentes atribuyen a los republicanos y que han tenido que tragarse, renunciando a la denuncia en la Fiscalía, por el bien del proceso soberanista.

Hay que ir «paso a paso» y ahora toca «centrarse» en el referéndum, expresó Bonvehí. El jefe de filas convergente en el Congreso, Carles Campuzano, también disparó contra Junqueras, a quien recordó que es él quien «especialmente» tiene el encargo de impulsar la consulta desde la Vicepresidencia.

Una buena puya con la que los demócratas se hacían eco del runrún que persigue a Junqueras de que se está desentendiendo del proceso y que solo piensa en las próximas elecciones, en las que todo apunta a que será el próximo presidente de la Generalitat. Sin embargo, el martes quiso marcar perfil propio, buscó diferenciarse de sus socios, quiso presentarse como un secesionista pata negra y desenterró la DUI, lo que supone una inyección de moral para la tropa independentista, que no acaba de ver que el proceso avance y además observa atónita cómo los líderes del secesionismo se tiran los platos cada dos por tres y piensan en clave electoral sin que llegue una independencia que se decía que estaba a la vuelta de la esquina.

Gesto de unidad

De hecho, Bonvehí, protagonista tras la filtración de una grabación en la que reconoció que la exConvergència buscaría un candidato «autonomista» si el proceso acaba en fracaso, reconoció que ha recibido el encargo de empezar a preparar el reglamento del partido para elegir el candidato a la Generalitat. Los nacionalistas, por tanto, engrasan la maquinaria para la pugna electoral.

Perio a pesar de la pugna, aún existen ámbitos de cohesión en el independentismo. Así, Puigdemont y Junqueras preparan un gesto de unidad para el viernes, en el que se espera que el Gobierno catalán en pleno estampe por escrito su compromiso con el referéndum. Además, el soberanismo en bloque (Gobierno y grupo parlamentario, así como exdirigentes) arropó ayer en un acto institucional a la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, imputada en dos causas en el Tribunal Superior de Cataluña por desobediencia.

En la reacción contra las decisiones judiciales, el soberanismo no muestra fisuras, otra cosa será cuando las elecciones estén cerca. La propia ANC admitió que las discrepancias entre los socios no ayudan al proceso, aunque la entidad suscribió la propuesta de Junqueras.

Mientras persiste el tira y afloja, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, fue muy crítico con el vicepresidente catalán. «No veo al señor Junqueras haciendo declaraciones unilaterales de independencia, es un poco ridículo», afirmó en Barcelona. En el PP, fueron más allá y el diputado Alejandro Fernández advirtió de que «una proclamación unilateral de secesión no es ni democracia ni es la revolución de las sonrisas: es un golpe de Estado». Para los populares, la radicalización de Junqueras solo se explica por la «división» que hay entre los independentistas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate