La Rioja

El Gobierno es un frontón ante las preguntas de la 'operación Cataluña'

  • El Ejecutivo responde con evasivas a todas las demandas de información sobre la 'policía política'

La denominada 'operación Cataluña' y la 'policía política' que supuestamente protagonizó esa ofensiva se han vuelto un verdadero tabú para el Gobierno y el Partido Popular.

No es solo que el partido que apoya al Ejecutivo quiera descafeinar la comisión de investigación. El Gobierno tampoco está dando un solo dato a las continuas demandas de información desde el Congreso y desde el Senado.

Juan Ignacio Zoido, en sus comparecencias ante las dos cámaras, se negó a entrar en el tema. A este silencio se une el hecho de que las preguntas de los miembros del Congreso y del Senado están siendo directamente respondidas con evasivas. Uno de los parlamentarios más damnificados de esta política de 'frontón' está siendo el convergente Josep Lluís Cleries. Este senador primero preguntó sobre las «maniobras» del Gobierno para» fabricar pruebas contra los líderes independentistas». El Ejecutivo respondió con dos frases: «El Gobierno no ejerce la política por medio de operaciones, sino por principios. Estos principios son el respeto a la Ley, el diálogo, la lealtad institucional y el trabajo conjunto para mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos».

Cleries no desistió y volvió a preguntar sobre la supuesta «participación» de Jorge Moragas en la «operación Cataluña». «Se informa a su señoría que las únicas actuaciones que el Gobierno ha realizado en Cataluña han ido destinadas a mejorar el bienestar de todos los catalanes. Entre ellas, cabe destacar que entre 2012 y 2016 se han aportado más de 63.000 millones de euros de liquidez (...) y se han destinado más de 11.000 millones de euros a infraestructuras», fue la respuesta del Ejecutivo.

La diputada del PDeCAT Lourdes Ciuró no ha tenido más suerte. Preguntó por la valoración del Gobierno ante el hecho de que el Tribunal Supremo apuntara que en las grabaciones del exministro Jorge Fernández y el exdirector de la Oficina Antifraude pudo existir «una conspiración para delinquir». La respuesta del Ejecutivo fueron nueve palabras: «El Gobierno no comenta ni valora las decisiones judiciales». Con estos antecedentes nadie en la Cámara baja alberga demasiadas esperanzas en la comparecencia de mañana miércoles del actual director de la Policía, Germán López, que, entre otras cuestiones, está llamado a explicar el papel de la 'policía política'.