La Rioja

Sánchez prima a Andalucía en la campaña para minimizar la victoria de Díaz en su feudo

MADRID. Aunque la presidenta andaluza no vaya a anunciar su candidatura hasta el 26 de marzo, a efectos prácticos en el PSOE ya ha comenzado la batalla a tres bandas y Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López encadenan actos por toda la península.

El que fuera secretario general del partido hasta el pasado 1 de octubre está centrando su precampaña en Andalucía, feudo de su rival más directa y que puede ser determinante para recuperar las riendas del PSOE. La andaluza es la federación más poderosa del partido, con cerca de 45.000 miltantes. Le siguen la Comunidad Valenciana con 17.000 afiliados, Madrid con 14.500 y Cataluña con cerca de 14.000.

Fue en Andalucía donde Sánchez presentó su candidatura y donde busca aliados con más tesón. Desde su acto en Dos Hermanas, ha vuelto dos veces; a Cádiz, el pasado día 12, y otra a Granada este fin de semana, con lleno absoluto en ambos mítines.

Aunque su equipo asume que es muy complicado ganar a Susana Díaz en su territorio, tratan de contrarrestar el poder de la presidenta y equilibrar la balanza para que la ventaja no sea tal que se haga irrecuperable con la suma del resto de territorios. Con conseguir un 35% de los votos andaluces, Sánchez cree que se mantendría en la carrera porque Díaz tendrá más dificultad para encontrar apoyos en las comunidades del norte de España.

Cataluña, otro feudo clave

Cataluña será otra de las comunidades que Sánchez visite mucho en las próximas semanas. El PSC lo apoyó en su decisión de no facilitar la investidura de Mariano Rajoy y el exsecretario general confía en recabar de nuevo su apoyo. Es aquí donde Díaz puede encontrar más dificultades para llegar a la militancia, y donde algunos hablan de «antisusanismo». Para intentar limar estas reticencias, podrá jugar un papel destacado Eduardo Madina, aliado con la presidenta andaluza y que aunque perdió frente a Sánchez en las anteriores primarias, fue el candidato más votado por el PSC y mantiene un excelente cartel en Cataluña.

En principio, Sánchez parte sin el apoyo de ningún barón, a excepción de la líder del PSN, María Chivite. Mientras tanto, la presidenta andaluza cuenta con el favor de cinco de los otros seis presidentes autonómicos (Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Asturias y Aragón). La otra presidenta, la balear Francina Armengol, es una de las impulsoras de la candidatura de Patxi López.