La Rioja

Detenido un ciberacosador que hostigó a menores, entre ellos uno que se suicidó

Imagen de la detención.
Imagen de la detención. / Policía Nacional
  • Captaba a sus víctimas con técnicas de ingeniería social y a través de juegos online en distintas plataformas

La Policía Nacional ha detenido a un ciberacosador reincidente que hostigó en la Red a decenas de menores y que desde el año 2010 estaba en libertad a la espera de juicio por unos hechos similares. Tenía más de 2.000 archivos pedófilos en un almacenamiento virtual. Gracias a la denuncia del padre de una de las víctimas los agentes iniciaron la investigación que permitió su arresto. Entre sus víctimas anteriores se encuentra un menor de nacionalidad estonia que se suicidó en 2008 como consecuencia de las presiones y amenazas recibidas para que continuase enviándole material pornográfico.

El detenido, Bejamín C.S, que en la actualidad cuenta con 30 años, ya se encuentra en prisión. Fue arrestado en 2008 por acoso a menores y almacenamiento de material pedófilo, y sus padres dedicieron cortarle el acceso a internet en casa. Pero él se mudó a la telefonía móvil para seguir con su presión sobre los menores, lo que provocó una nueva detención en 2009 por acosar a 70 niños, en su mayoría del norte de Europa, sobre todo Estonia y Noruega.

De hecho, la Justicia estonia le reclamó a las autoridades españolas en relación con la muerte del joven de 14 años, pero finalmente la instrucción no halló pruebas contundentes para vincularlo a ese caso. Así, pasó un año en prisión preventiva acusado de delitos de extorsión y posesión de material pornográfico infantil, pero como el juicio no tenía visos de celebrarse a corto plazo y no existía riesgo de fuga, el joven quedó en libertad en diciembre de 2010.

Fuentes judiciales han explicado que el caso pasó a la Audiencia provincial, quien en 2011 ordenó su procesamiento por 48 delitos de utilización de menores para elaborar material pornográfico, 13 delitos de coacciones, 2 delitos de abusos sexuales, 4 delitos de injuria grave, y 2 delitos de injurias grave con publicidad. El Juzgado de lo Penal 3 de Cádiz llegó a fijar la fecha del juicio para junio de 2013, aunque la vista oral tuvo que ser suspendida a causa de "las dificultades a la hora de tramitar comisiones rogatorias para localizar a más de 40 testigos en Estonia (su filiación y domicilio)", y ante los “obstáculos encontrados para obtener estas testificales a través de videoconferencias”.

Así, subrayan que desde julio de 2013, el Juzgado de lo Penal ha solicitado en más de cinco ocasiones a las autoridades de Estonia y a la Interpol su auxilio para localizar a los testigos, con el fin de poder convocar de nuevo el juicio, sin que hasta el momento se haya obtenido respuesta. Las últimas peticiones se produjeron en diciembre de 2015, abril y noviembre de 2016.

Pero una denuncia presentada por un padre a finales de septiembre de 2016 llegó a los agentes de nuevo hasta Puerto Real. El progenitor denunció que había descubierto cómo su hijo, menor de edad, intercambiaba fotografías de carácter íntimo con una supuesta chica, también menor de edad. Ésta, a su vez, hacía lo mismo con otros chicos menores del mismo entorno.

Se hacía pasar por adolescente

El investigado utilizaba distintos perfiles en redes sociales, bien haciéndose pasar por una chica de 14 años o por un chico de la misma edad. Se valía de técnicas de ingeniería social para captar a sus víctimas y lograr que confiaran en él para que le enviasen fotografías y vídeos de carácter sexual, enviando él también imágenes del mismo tipo. Por otro lado, utilizaba como canal de captación de víctimas los juegos online a través de distintas plataformas.

Una vez obtenidas evidencias digitales que demostraban la autoría de los hechos denunciados, los agentes se desplazaron a la localidad de residencia del investigado, en la provincia de Cádiz, procediendo a su detención, así como a la entrada y registro en su domicilio, donde se intervinieron de diverso material informático (smartphones, discos duros y consola de videojuegos).

Los investigadores también pudieron comprobar que el detenido ocultaba el material pedófilo en un espacio de almacenamiento virtual, donde se localizaron más de 2.000 fotografías y vídeos de carácter sexual explícito de menores de edad.

En una segunda fase de la investigación y tras el análisis del material informático incautado, los agentes prevén la identificación de otras posibles víctimas por todo el territorio nacional, probablemente más de treinta, debido a la intensa actividad delictiva del arrestado.