La Rioja

El exjefe de la Policía se desvincula del 'pendrive' que pone en duda el 'caso Pujol'

El excomisario jefe de la Dirección Adjunta Operativa, Eugenio Pino, ayer en la Audiencia Nacional. :: efe
El excomisario jefe de la Dirección Adjunta Operativa, Eugenio Pino, ayer en la Audiencia Nacional. :: efe
  • Implica a Martín Blas, exresponsable de Asuntos Internos, en la entrega de esta memoria cuya procedencia indaga el juez De la Mata

El exjefe de la Policía Nacional, Eugenio Pino, declaró ayer como testigo en la Audiencia Nacional en una pieza separada del 'caso Pujol', que investiga la procedencia de determinadas informaciones policiales en la investigación. Pino, ex comisario jefe de la Dirección Adjunta Operativa (DAO), se desvinculó del 'pendrive' (memoria electrónica) con supuestas pruebas aportado en la causa sobre el patrimonio de la familia del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, según fuentes jurídicas.

Durante dos horas, el hombre de confianza del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz hasta junio pasado, cuando se jubiló, respondió a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción y de las defensas. Hoy será el turno del que fuera jefe de la unidad de Asuntos Internos de la Policía, Marcelino Martín Blas. Según Eugenio Pino, fue éste quien le hizo entrega del 'pendrive' que trató de abrir, pero no pudo al estar encriptado. «No lo pude ver», dijo.

Pino explicó que cuando supo que esa memoria tenía información sobre un antiguo director del CNI y el hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba ordenó que se hicieran cuatro copias para que se remitieran al Centro Nacional de Inteligencia, a la Policía Judicial, a la Fiscalía y a la brigada encargada de la investigación.

Ante los ataques de Pino hacia su entonces subordinado, Martín Blas, el abogado del Estado intervino. Le preguntó si estas declaraciones están motivadas por su enemistad con el también comisario y si, concretamente, quería imputarle algún delito. Éste respondió que ahora «no se llevaban muy bien» y repitió en varias ocasiones que todo este asunto era «un fregado» en el que se había visto implicado.

El juez instructor José de la Mata limitó las preguntas e impidió que los letrados cuestionaran al testigo sobre asuntos relativos a las investigaciones policiales que afectaron a políticos catalanes. Pino también dijo que a Martín Blas también le llegaron informaciones sobre que el primogénito Jordi Pujol Ferrusola trató de comprar el citado 'pendrive' por 700.000 euros.

Asimismo, admitió que autorizó a Martín Blas que potenciara una colaboración entre el Cuerpo y la agencia de detectives Método 3. Precisamente, dos trabajadores de esta empresa, Julián Ángel Peribáñez y Antonio Tamarit, declararán como testigos el próximo jueves después de que fueran acusados por el director de la agencia, Francisco Marco, de robarles información de su ordenador personal sobre el 'caso Pujol', supuestamente, en connivencia con policías.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate