La Rioja

Cospedal reflexiona sobre su continuidad al frente del PP de Castilla-La Mancha

Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, este pasado sábado, en el Congreso del PP. :: j. martín / efe
Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, este pasado sábado, en el Congreso del PP. :: j. martín / efe
  • Su entorno se plantea importar la figura del coordinador que ha permitido a la ministra mantenerse en la dirección nacional

madrid. María Dolores de Cospedal se ha concedido a sí misma un periodo para reflexionar. A partir del 21 de febrero deberá resolver si opta a la reelección al frente del PP de Castilla-La Mancha y conserva, por lo tanto, todos sus cargos institucionales y orgánicos, o si da un paso atrás como gesto ante el malestar por su pluriempleo en el partido. Amarrado el liderazgo en la región, en su entorno aseguran que la decisión dependerá de su voluntad y, siendo así, han decidido respetar los tiempos de la dirigente popular.

A día de hoy, y con la aquiescencia de Mariano Rajoy, Cospedal ejerce de ministra de Defensa y secretaria general del PP. La batalla ganada en el congreso nacional celebrado el pasado fin de semana ha confirmado la compatibilidad de ambas funciones. Queda por ver, sin embargo, si está dispuesta a mantener la presidencia del partido en Castilla-La Mancha. Los estatutos de la formación establecen que «la condición de diputado al Congreso» impide desempeñar el liderazgo autonómico. Pero, del mismo modo, recogen la posibilidad de aprobar «excepciones».

En la ronda de entrevistas en medios de comunicación que, de manera poco habitual, aceptó el pasado lunes, Cospedal se resistió a desvelar sus planes. Fuentes regionales del PP entienden que responde a la necesidad de ser «escrupulosa» con los plazos establecidos. Cargos afines a la secretaria general, sin embargo, admiten que el debate contrario a la acumulación de cargos le está afectando.

La enmienda que censuraba la situación de Cospedal, promovida por el compromisario conquense Francisco Risueño, y que a punto estuvo de aprobarse en el cónclave popular, ha hecho mella en la mano derecha de Rajoy. Los suyos insisten en que se trata de un debate ficticio, especialmente porque más cargos en los niveles inferiores del PP compaginan varios puestos de responsabilidad. Pero estar en el foco de la discusión no ha gustado a la ministra.

División de opiniones

Algunas fuentes en Castilla-La Mancha creen que la hasta ahora presidenta podría estudiar dejar el cargo en manos de su número dos, Vicente Tirado. Eso le permitiría retener el poder territorial y su influencia en la organización, y no sería obstáculo para volver a batallar en 2019 en las elecciones autonómicas. Se trata de una solución que encajaría en la normativa interna del PP, aunque resulte casi exótico para el partido.

Esa falta de tradición en la fórmula y otras consideraciones es lo que hace que en el resto de organizaciones populares desconfíen de que Cospedal quiera realmente apartarse. Dirigentes y cuadros medios del partido fuera de Castilla-La Mancha apuestan por que continuará. «Hasta ahora no ha dado ninguna muestra de querer ceder poder», aseguran.

Es por eso que ven más probable la opción de que se plantee importar la figura del coordinador general y designar a alguien que se encargue del día a día de la organización mientras se vuelca en el Ministerio de Defensa. En realidad es una tarea que ya desempeña Tirado. Aun así, él mismo, como secretario general del PP castellanomanchego no rechazaba ayer esta posibilidad: «No descarto que lo repitamos».

De ser así, Cospedal trasladaría a su territorio el esquema que Rajoy ha diseñado para el partido a nivel nacional. Sólo que esta vez no formaría tándem con Fernando Martínez-Maillo, sino con una persona de su absoluta confianza.

A nadie se le escapa que la relación entre la secretaria general del PP y el número tres es «manifiestamente mejorable», como señala un veterano popular. Aunque, según el propio Martínez-Maillo, ambos despachan con normalidad y «casi todos los días». También con el presidente. «Soy del PP y soy de Rajoy», dejaba claras sus lealtades en una entrevista en La Sexta.

Precisamente hoy los diputados eran testigos de cómo el nuevo coordinador ha empezado a cumplir con su cometido. En una sala cercana al hemiciclo en el Congreso, se le veía conservar en privado con el jefe del Ejecutivo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y parlamentarios de distintas procedencias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate