La Rioja

Zoido estalla contra la 'policía política' y promete poner orden

  • Los 'pendrives' de origen desconocido aportados en el 'caso Pujol' tienen 2.672 archivos sobre el clan del expresidente

madrid. El ministro del Interior estalló y por primera vez arremetió sin paños calientes contra el supuesto cabecilla de la denominada 'policía política', el exnúmero dos de la Policía Eugenio Pino, en el punto de mira también en la Audiencia Nacional por las extrañas maniobras de los investigadores en el 'caso Pujol', que están cerca de provocar la nulidad de parte de las actuaciones.

Juan Ignacio Zoido confesó ayer que «nadie» en su departamento encuentra los informes que Pino asegura que encargó sobre los atentados del 11-M, el chivatazo a ETA en el bar Faisán o la desaparición de Marta del Castillo. Según el exmando, esos documentos fueron elaborados por la Brigada de Análisis y Resolución de Casos creada por él mismo y que, según todas las fuentes, fue el embrión de la camarilla policial dedicada a investigar a políticos, en particular soberanistas catalanes.

«Trabajaré para que la cadena de custodia de la Policía no se rompa», afirmó Zoido, quien se comprometió a hacer lo que pueda para que «no se mencionen más informes que luego no aparecen o 'pendrives' sin el refrendo de quien lo custodie». El ministro hizo estas declaraciones antes de presentar el balance sobre criminalidad en 2016, que bajó un 1,2%.

El tema de los 'pendrives' se ha convertido en un asunto sangrante para Interior. La Policía ha intentado incluir en el sumario de la familia Pujol dos memorias con datos de origen desconocido. La primera vez el año pasado, aduciendo que los documentos procedían de fuentes de «inteligencia policial». La segunda, la semana pasada, cuando un agente entregó al juez del caso, José de la Mata, una memoria que, según dijo, habían encontrado limpiando los cajones de un despacho.

De la Mata, que mantiene abierta una pieza separada en el 'caso Pujol' para investigar las maniobras de los agentes, abrió las dos memorias bajo sospecha. En la primera había 1.804 archivos sobre la familia Pujol, que el juez sospecha que pudieron proceder del hackeo de un ordenador del primogénito del expresidente, Jordi Pujol Ferrusola. En el 'pendrive' del «cajón» había otros 868 archivos relacionados con la familia investigada.

En paralelo, la Junta de Portavoces del Congreso acordó ayer el inicio del trabajo de la comisión de investigación de esta camarilla durante la época de Jorge Fernández Díaz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate