La Rioja

Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, 'el Bigotes', en distintos momentos del proceso judicial por el 'caso Gürtel'. :: efe
Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, 'el Bigotes', en distintos momentos del proceso judicial por el 'caso Gürtel'. :: efe

La cúpula de 'Gürtel' entra en prisión tras el «aumento considerable» del riesgo de fuga

  • El Tribunal Superior de Valencia no espera a que la sentencia sea firme y encarcela a Correa, Crespo y 'el Bigotes' por la gravedad de los delitos

Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, 'el Bigotes', considerada la cúpula de la trama 'Gürtel', pasaron ayer su primera noche en el centro penitenciario de Picassent (Valencia) después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana decretara su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza con el visto bueno de la Fiscalía Anticorrupción. La decisión llegó después de que el mismo tribunal condenara el pasado viernes a los acusados a entre 12 y 13 años de prisión en la pieza referida al amaño de los contratos de la Generalitat valenciana para el montaje de su expositor en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), en las ediciones de 2005 a 2009.

La Sala Civil y Penal acordó su inmediato ingreso en prisión sin esperar a que la sentencia sea confirmada por el Tribunal Supremo. La razones del tribunal presidido por Pilar de la Oliva fueron las altas penas impuestas, la gravedad de los delitos -asociación ilícita, tráfico de influencias, malversación, cohecho y falsedad documental- y el «aumento considerable» del riesgo de fuga debido a las «muchas» causas pendientes de sentenciar tanto en la Audiencia Nacional como en los tribunales valencianos. Esta es la primera condena del 'caso Gürtel'. En los tribunales de Madrid, por ejemplo, los acusados están siendo juzgados por la primera época de la trama, en la que Correa y Crespo se enfrentan a 125 y 85 años de prisión.

Ambos debían intuir que volverían a prisión antes de conocer los autos de la sala porque personas de los equipos de defensa de Correa y Crespo, ex secretario general del PP gallego en los noventa, llegaran a la sede judicial con varias bolsas de deportes con pertenencias de los acusados. Parecía evidente que saldrían del lugar en un furgón de la Guardia Civil con destino final al penal de Picassent, como así fue. «Con esto pretendemos demostrar que no tiene intención de eludir a la justicia», explicó un abogado de Crespo.

Un gesto que no cambió la opinión de los magistrados de la sala, que en sus autos explicaron que el caso de los ahora encarcelados difiere de otros asuntos expuestos por las defensas, como el 'caso cooperación' en Valencia, una trama de desvío de fondos públicos destinados a países en desarrollo. En este procedimiento los principales condenados no entraron a prisión hasta que la sentencia del tribunal no fue confirmada por el Supremo (el exconsejero del PP Rafael Blasco fue castigado a seis años de cárcel).

A la espera de 'La Perla'

Otros condenados en la pieza 'Gürtel-Fitur' corrieron mejor suerte. Así, la exadministradora de empresas del grupo Correa Isabel Jordán, condenada a seis años de cárcel, quedó en libertad provisional con la imposición de medidas cautelares pues deberá comparecer dos veces al mes en el juzgado, se le retiró el pasaporte y tiene la prohibición de salir del territorio nacional. Cándido Herrero, exgerente de la empresa de la trama Orange Market, condenado a cuatro años y cuatro meses de cárcel, y Mónica Magariños, exempleada de Orange Market, castigada a tres años, deberán comparecer una vez al mes, se les quitó el pasaporte y tienen también prohibidio abandonar el país.

La sala celebrará hoy las comparecencias para decidir sobre la prisión, la libertad provisional bajo fianzas o la adopción de otras medidas a la exconsejera de Turismo y expresidenta de las Cortes valencianas, Milagrosa Martínez, condenada a nueve años de prisión, y para el resto de condenados, su exjefe de gabinete Rafael Betoret y los técnicos Isaac Vidal, Jorge Guarro y Ana María Grau.

La decisión sobre Martínez es relevante ya que podría ser el primer cargo público que entra en prisión por el 'caso Gürtel' sin esperar a la firmeza de la sentencia. Todo un aviso a navegantes para el resto de los acusados con pasado político en los múltiples procedimientos abiertos por las actividades de la trama corrupta.

La sentencia de 'Gürtel-Fitur' consideró probado que los acusados crearon una trama empresarial para obtener distintos contratos de la Generalitat Valenciana en diversas ferias de turismo (fundamentalmente en las de Fitur entre 2005 y 2009) tras realizar distintas actuaciones encaminadas a manipular, alterar e influir a su favor en la tramitación de los procedimientos administrativos de adjudicación de tales trabajos. La red facturó cinco millones de euros y los beneficios «ilícitos» obtenidos ascendieron a 271.000 euros.