La Rioja

Penas de hasta 20 años de cárcel por prostituir a tres chicas, entre ellas una menor

  • La Fiscalía acusa a los cuatro hombres de haber traído de Bulgaria a España a las chicas prometiéndoles trabajo en la agricultura

El Ministerio Fiscal ha pedido penas que suman 20 años de cárcel para cuatro individuos, todos ellos de nacionalidad búlgara y entre los que se encuentra la familiar de uno de ellos, acusados de haber traído a España para prostituir a tres chicas, entre ellas una menor de 15 años en el momento de los hechos (2010), a las que prometió un trabajo en la agricultura. El juicio se celebra este martes, a partir de las 9.30 horas, en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Murcia.

Los hechos se remontan a octubre de 2010, cuando uno de los procesados, conocido como Mishu, contactó en Bulgaria con la madre de la menor, quien estaba interesada en que su hija viajara a España y trabajara en la agricultura, dada la situación de penuria económica que atravesaba la familia.

Junto a los también acusados conocidos como Slevy y Medu, se trasladaron a España desde Bulgaria en vehículos propietarios de éstos. Una vez que llegaron a territorio nacional, Mishu compró a las tres jóvenes prendas de vestir provocativas, a lo que la menor expresó su disconformidad.

Por las mañanas eran trasladadas a las inmediaciones de una urbanización de Murcia para mantener relaciones sexuales con los ciudadanos que demandaban sus servicios, siendo también controlada por la acusada A.A.M., familiar de Mishu.

Malos tratos

En noviembre de 2010, en una de las ocasiones la menor se negó a salir para realizar dicha actividad, dado que no se encontraba bien físicamente, por lo que Mishu le propinó un puñetazo en el costado y una bofetada en la cara, obligándola a salir.

Todo el dinero que la menor obtenía por mantener relaciones sexuales, aproximadamente unos 500 euros, se le entregaban a Mishu.

A finales de ese mes la menor ingresó en el servicio de Urgencias del Hospital Reina Sofía aquejada de vómitos y cefaleas, ya que padecía una infección urinaria.

Los hechos se pusieron en conocimiento del Servicio de Protección del Menor de la Comunidad, que determinó la asunción de su tutela y el ingreso en un centro adecuado a su situación.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores, por el que procede imponer la pena de cinco años de prisión para cada uno de ellos. Asimismo, deberán indemnizar a la menor en 5.000 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate