La Rioja

Errejón se abraza a Iglesias tras conocerse los resultados. :: efe
Errejón se abraza a Iglesias tras conocerse los resultados. :: efe

El incierto futuro del secretario político

  • Iglesias debe decidir si le purga por su rebelión interna o le tiende la mano para recomponer la unidad del partido

Nada más conocerse los resultados de la Asamblea Ciudadana de Podemos una pregunta corría como la pólvora por el palacio de Vistalegre: «¿Qué va a ser ahora de Íñigo Errejón?». La respuesta solo la sabe Pablo Iglesias. Con la aprobación del nuevo documento organizativo, el secretario general pierde la facultad de nombrar a su ejecutiva, una tarea que ahora pasa al Consejo Ciudadano y que se acometerá en los próximos días. Es lo de menos. La militancia ha brindado a Iglesias una mayoría tan cómoda en el máximo órgano de gobierno entre asambleas que puede hacer con Errejón lo que quiera, ya sea pasarle factura por una rebelión que abrió una profunda crisis en Podemos o tenderle la mano para tratar de recomponer la unidad perdida en el partido.

A lo largo de la campaña, el líder de Podemos ha insistido en su propósito de contar con Errejón y el líder anticapitalista, Miguel Urbán, en su nueva dirección nacional. Lo que no ha dicho es en dónde los quiere. En el caso del número dos del partido, se da por descontado que dejará la Secretaría Política o, en caso de continuar, se rebajarán sustancialmente sus competencias. Lo dejó claro Iglesias el pasado jueves cuando reconoció que «fue un error dar tanto poder» a su número dos.

La otra incógnita es si Errejón retendrá la portavocía en el Congreso de los Diputados. El secretario político ha dado la talla en los debates, según reconocen todos incluido Iglesias, y parece complicado encontrar un sustituto a su altura. No obstante, su perfil más moderado y conciliador podría no ser el adecuado para el giro a la izquierda y la estrategia de confrontación con PP y PSOE que Iglesias va a imprimir en Podemos.

A la orden de la dirección

Ayer el secretario político se limitó a señalar que espera que haya «unidad» con «pluralidad», pero aceptará lo que decidan sus compañeros. «Estaré donde se considere que soy más útil. Estoy orgulloso del ejemplo que ha dado Podemos y satisfecho de las ideas que he defendido y estoy a la orden para seguir contribuyendo al proyecto político», resumió. Lo único claro es que Errejón seguirá en Podemos, aunque sea de diputado raso. En el horizonte también está la oferta de encabezar la candidatura al Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, una posibilidad que hasta el momento no ha pasado de charlas informales.

No solo Errejón está en el punto de mira de los 'pablistas'. Varios miembros de la ejecutiva siguieron la llamada del secretario político y se sumaron a la rebelión. Se trata de Pablo Bustinduy, Auxiliadora Honorato, Ángela Ballester y Tania González. La continuidad de todos ellos está en el aire.

Los precedentes no son halagüeños para los 'errejonistas'. Tras imponerse en la Comunidad de Madrid, el 'pablista' Ramón Espinar marginó a los 'errejonistas' de su nueva dirección y sustituyó a José Manuel López como portavoz en la asamblea regional. Esta por ver si Iglesias decide aplicar la misma purga a los que se atrevieron a desafiar su liderazgo.