La Rioja

Urbán: «Aquí no hay enemigos, aquí somos compañeros»

Los anticapitalistas atraviesan su momento de mayor fortaleza dentro de Podemos. Son minoría ante 'pablistas' y 'errejonistas', pero la claridad a la hora de exponer sus ideas y la intensidad de sus discursos les valieron en Vistalegre el reconocimiento del resto de corrientes y el aplauso unánime de la militancia .

El turno de palabra para Miguel Urbán y Teresa Rodríguez llegó tras el del secretario político. El relevo sirvió para demostrar que los anticapitalistas y los 'errejonistas' son el blanco y el negro, dos almas difíciles de encajar en un mismo partido por mucha voluntad que se ponga desde ambas partes. Ahí Iglesias, en una posición intermedia, juega con ventaja. Frente a la transversalidad o el trabajo institucional que defendió su predecesor, los dirigentes del ala más radical insistieron en la movilización popular como medio para alcanzar el poder. «Las mareas consiguieron más ante los recortes que cualquier moción parlamentaria», gritó Rodríguez.

Urbán fue el encargado de hacer autocrítica. «Hemos tenido estos días mucho ruido y mucho espectáculo. Eso ha podido tapar el debate de ideas y eso no nos lo merecemos», reconoció. Y a renglón seguido todo un alegato a favor de la unidad: «Somos tan grandes como los enemigos que elegimos, y tan pequeños como el miedo que les tengamos. No hay enemigos aquí, aquí somos compañeros. Nuestros enemigos son poderosos y no nos podemos equivocar de enemigos. Nosotros somos compañeros y somos los que vamos a ganar».

Con una grada dividida entre 'pablistas' y 'errejonistas', Urbán fue de los pocos capaz de poner en pie a todo el palacio de Vistalegre.