La Rioja

Susana Díaz, en el acto con alcaldes organizado para expresarle apoyo para liderar el PSOE. :: e. naranjo / EFE
Susana Díaz, en el acto con alcaldes organizado para expresarle apoyo para liderar el PSOE. :: e. naranjo / EFE

Díaz tranquiliza a sus partidarios: «Tengo fuerza y estoy animada»

  • La presidenta andaluza evita hacer ya oficial su candidatura a liderar el PSOE pero exhibe apoyo municipal para intentar neutralizar a Sánchez

Madrid. Susana Díaz no pudo ser más clara. La presidenta de la Junta de Andalucía sigue reservándose el anuncio de su candidatura a la secretaría general del PSOE para un momento más acorde con su calendario institucional, pero este sábado lanzó un mensaje a los miles de seguidores congregados en el pabellón de la Fundación ONCE en Madrid para dejar claro que no les dejará tirados. «Tengo fuerza, tengo ilusión, tengo ganas y estoy animada», dijo como broche a su discurso.

El acto 'Comprometidos con la gente' había sido organizado por el alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, como un cónclave de reivindicación municipalista. Pero a nadie en el PSOE se le escapaba que la convocatoria era sólo una tapadera para responder a las exhibiciones de músculo realizadas por Pedro Sánchez en distintas ciudades de España desde que el 28 de enero confirmó en Dos Hermanas su intención de recuperar el liderazgo del partido. La prueba es que la gestora anunció el miércoles que no enviaría ningún representante para no ver comprometida su neutralidad. «Esta es una forma de Abel de decirle a Susana: 'mira todo lo que soy capaz de mover por ti'», resumía ayer mismo un hombre de la presidenta.

Si cabía alguna duda, el propio Caballero se encargó de disiparla en su presentación. «Eres lo mejor que hay en este partido», dijo hasta tres veces, ante cerca de 2.500 personas de los que, según la organización, en torno a mil serían alcaldes. La insistencia en este dato no es baladí porque si Sánchez presenta su candidatura como un plebiscito entre las bases y los cuadros, los afines a Díaz aducen que en su causa no esttán sólo los altos cargos sino también «los que están cerca de la gente». Aunque esta vez hubiera ausencias notables.

A la cita, para la que se organizaron autobuses desde distintas federaciones,no fueron invitados regidores que han dado su apoyo público a Sánchez como el de Valladolid, Óscar Puente, el de Dos Hermanas (Sevilla), Quico Toscano, y el de Jun (Granada), José Luis Rodríguez. Y tampoco los que se han decantado por Patxi López como de Getafe y líder de los socialistas madrileños, Sara Hernández; el de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, y el de Fuenlabrada, Manuel Robles. Otro modo de aclarar la naturaleza del evento.

Sin complejos

A pesar de todo, Díaz trató de ser sutil. El grueso de sus palabras podrían haber sido pronunciadas por cualquier socialista en cualquier acto. Pero no faltaron guiños relevantes. Uno al PSC, cuyos votos son fundamentales para garantizarse el liderazgo. Fuentes del partido catalán advierten de que de las tres opciones en liza -Sánchez, Díaz y Patxi López- ella es la peor situada ante su militancia. Así que debe trabajarsela. Y lo hizo defendiendo la capacidad de sus alcaldes para poner«sensatez» con sus políticas en un clima complicado. Además, el primero en subir ayer a la tribuna fue el alcalde de Gimenells, Dante Pérez.

El otro gran mensaje de campaña estuvo en su defensa implícita de la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. «Nadie nos va a acomplejar», dijo. La andaluza enumeró logros del PSOE en el Parlamento como la subida del salario mínimo o el bono social para personas en situación de pobreza energética o el impulso de las ayudas europeas a los jóvenes. «Sólo tenemos 85 escaños pero estamos al lado de los ciudadanos -reivindicó frente a Podemos y al PP-; si esto lo hemos hecho sin haber ganado, imaginad si estuviéramos en el Gobierno». «No tenemos derecho -insistió- a estar acomplejados».