La Rioja

Rajoy mantiene al partido en vilo sobre su número dos

  • Los populares dan por hecho que Cospedal continuará y rechazan en una votación ajustada la enmienda contra la acumulación de cargos

Madrid. No acertaron quienes pronosticaban que Mariano Rajoy cambiaría su tendencia y en un golpe de efecto anunciaría el nombre de su número dos un día antes de lo previsto. Flanqueado por María Dolores de Cospedal y Cristina Cifuentes, y rodeado de compromisarios deseosos de una foto con el presidente, el líder del PP pareció no tener ninguna prisa por anticipar los nombres de su nuevo equipo directivo. «Mañana, mañana», despejó a punto de acceder a la primera sesión del XVIII Congreso Nacional de su formación.

Será hoy cuando se conozcan los detalles sobre cómo queda conformada la dirección y nadie augura grandes sorpresas. Nadie apostó ayer por un nombre distinto al de Cospedal para la Secretaría General del PP. Mas aún tras escuchar su discurso de gestión, que lejos de sonar a despedida fue un alegato reivindicativo de su labor como número dos. Recibida en pie en el plenario, la también ministra de Defensa hiló un discurso en clave política en el que defendió que durante los últimos cinco años, el partido se ha comportado como «el faro y el pararrayos del Gobierno» asumiendo «el desgaste» sin cuestionar su papel y exhibiendo unidad en torno a su presidente.

«Gracias, María Dolores de Cospedal -escribió Rajoy en Twitter tras escucharle-; la unidad es un logro de todos los que formamos parte del PP. Estoy orgulloso de mi partido». Pero sí hubo debate. El malestar por la acumulación de cargos en manos de la secretaria general, que ejerce también de ministra de Defensa y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, llegó hasta el plenario en la discusión de la ponencia de estatutos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate