La Rioja

La Policía trata de incorporar un nuevo 'pendrive' de origen desconocido al caso Pujol y provoca la ira del juez

video

Oleguer, el menor de los Pujol (2i), acompañado de sus abogados. / Chema Moya (Efe)

  • Los agentes aseguran que encontraron la memoria "ordenando los cajones y armarios de un despacho"

La Policía acaba de entregar una nuevo ‘pendrive’ de origen desconocido al ‘caso Pujol’ y ha vuelto a provocar el enfado del juez que instruye el caso, José de la Mata, que mantiene abierta desde hace meses una pieza separada para investigar las extrañas maniobras de los investigadores para incorporar a la causa documentos de fuentes ignotas.

En este caso –explica el juez en un auto- se trata de un pendrive marcha Toshiba de 8 gigas de capacidad, cuya información habría sido usada por la Brigada Central de Blanqueo y Anticorrupción en la investigación del caso que salpica al clan Pujol, a pesar de no haber sido entregado al juez hasta ahora. Según los funcionarios, esa memoria habría aparecido recientemente al “ordenar unos cajones y armarios de un despacho”.

El magistrado, que ha comenzado a desconfiar de todos los investigadores, ha emplazado a la Unidad de Investigación Tecnológica el próximo 14 de febrero para la "apertura, volcado y análisis del dispositivo".

De la Mata está especialmente preocupado por la posible nulidad de buena parte del caso a cuenta de estas supuestas maniobras extrañas de la policía para incorporar información al sumario. La semana que viene ya ha citado a declarar al ex número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, y al también comisario Marcelino Martín Blas –exjefe de Asuntos Internos- para explicar la procedencia de otro pendrive incorporado a mediados del año pasado al procedimiento y cuya procedencia no ha podido ser acreditada. Según todas las fuentes consultadas, esa información podría proceder del ‘hackeo’ del ordenador de Jordi Pujol Ferrusola por parte de dos exdetectives de Método3, colaboradores de la policía, que también han sido llamados a declarar.

Según los informes en poder de este periódico, además, el juez el pasado 3 de febrero tuvo que sacar del procedimiento dos mails del expresidente de Isolux, socio de Pujol Ferrusola, que la Policía incorporó a la causa de forma “irregular”. Ese mismo día, además, pidió explicaciones a la UDEF sobre el origen de otros cuatro correos electrónicos entre el expresidente de Isolux y una abogada fiscalista, cuya génesis también es desconocida.