La Rioja

Investigan a un fotógrafo de San Sebastián por abusar de nueve modelos

  • Los hechos habrían ocurrido presuntamente entre la década de los 90 y el año 2013. Dos de las afectadas eran menores de edad

El Juzgado de Instrucción número 4 de San Sebastián mantiene abierta una investigación penal contra un fotógrafo donostiarra acusado de distintos delitos, entre ellos abusos sexuales, corrupción de menores y elaboración de pornografía infantil, presuntamente cometidos sobre varias de sus modelos.

Según han explicado fuentes del caso, en la causa se encuentran personadas nueve mujeres, dos de las cuales eran menores de edad cuando se iniciaron los hechos que, en su conjunto, habrían ocurrido entre la década de los 90 y el año 2013, fecha en la que se presentó la primera querella en los tribunales y a la que posteriormente se sumaron el resto.

En un auto emitido el pasado martes, el Juzgado de Instrucción número 4 explica que, aunque aún quedan "diligencias por practicar" en este caso, en lo investigado hasta el momento "existen indicios de la posible participación" del procesado "en hechos contra la libertad sexual" así como en otros de "estafa" e "injurias".

El auto explica que todos estos delitos son "susceptibles de indemnización económica por el posible perjuicio económico causado", por lo que requiere al encausado para que en el plazo de quince días preste una fianza de 250.000 euros "para asegurar las eventuales responsabilidades pecuniarias derivadas de esta causa".

En el mismo documento, la jueza del caso pide a las querellantes que "de forma solidaria" presenten una caución de 3.000 euros en el plazo de tres días, "para responder de los posibles perjuicios sufridos" por el fotógrafo "en caso de que finalmente la necesidad de la fianza civil decaiga".

En su casa y en el estudio profesional

Fuentes del caso han explicado que los hechos que están siendo indagados judicialmente habrían ocurrido tanto en el estudio profesional como en el domicilio particular del imputado y habrían sido cometidos sobre jóvenes modelos y chicas que pretendían hacerse un hueco en este mundo.

Estas fuentes han aclarado que, además de los citados delitos contra la libertad sexual, el acusado se encuentra imputado por estafa, ya que presuntamente habría obtenido "bajo engaño" las firmas de las chicas en algunos de los contratos que suscribieron con él.

Asimismo, está procesado por las presuntas "amenazas" de dar a conocer fotos comprometidas que habría dirigido a las perjudicadas para que siguieran asistiendo a sus sesiones y por "injurias", por presuntamente publicar algunas de estas instantáneas en páginas web pornográficas con sus nombres reales

Igualmente, pesan sobre él cargos de producción y distribución de pornografía infantil por realizar presuntamente "sesiones con menores en actitud sexual", corrupción de menores, agresión sexual y revelación de secretos.