La Rioja

Oleguer Pujol dirá al juez que regularizó 2,5 millones

Oleguer Pujol declara ante el Parlament en marzo de 2015. :: Toni Garriga / efe
Oleguer Pujol declara ante el Parlament en marzo de 2015. :: Toni Garriga / efe
  • El hijo del expresidente catalán declara hoy en la Audiencia por un delito de blanqueo en la compra-venta de 1.152 oficinas al Santander

Madrid. Oleguer Pujol, hijo pequeño del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, declarará hoy como investigado en la Audiencia Nacional ante el juez José de la Mata, que instruye la causa referida al origen de la fortuna y los negocios de la familia. El empresario centrará su defensa en reconocer que recibió unos 2,5 millones por intermediar en una operación de compra-venta de oficinas del Banco Santander en 2007. Una cantidad que fue ocultada en el extranjero mediante una estructura societaria, pero que posteriormente regularizó ante Hacienda, una de ellas en 2012, coincidiendo con la amnistía fiscal del ministro Cristóbal Montoro, según aseguraron fuentes jurídicas.

Investigado por un delito de blanqueo de capitales, Oleguer Pujol firmó en noviembre de 2007 junto a otros socios un contrato de compra de 1.152 sucursales por 2.012 millones euros, a lo que se sumó 317 millones de IVA actuando en representación de la sociedad limitada Samos Servicios y Gestiones SLU.

En la operación también participaron los hijos del financiero Javier de la Rosa, Javier y Gabriela, y José María de Villalonga Bardella y su hijo José María de Villalonga Cabarrocas, que declararon como investigados ayer por delitos de blanqueo. Según fuentes jurídicas, los cuatro admitieron que percibieron 11,5 millones a repartir por su participación en la compra-venta de oficinas (437.834 metros cuadrados en total) . En concreto, por sus trabajos de intermediación y en la búsqueda del comprador de las sucursales.

Desvinculan a Oleguer

Ese dinero fue a parar, pasando antes por dos sociedades holandesas, a tres empresas de las Islas Vírgenes Británicas vinculadas a los de la Rosa (Barcem), los Villalonga (Davenport) y a Oleguer Pujol y su exsocio Luis Iglesias (Aegle), de manera que cada uno de los cuatro cobraron entre 2,5 y 2,6 millones. El destino final del dinero fue Suiza.

En el caso de Oleguer Pujol, los investigados aseguraron ayer al juez que de él no partió la idea de defraudar, sino que fue de Iglesias, según fuentes jurídicas. Sin embargo, éste no está imputado en la causa de blanqueo y tan solo se sigue contra él una investigación por delito fiscal en los juzgados ordinarios de Madrid, en la que él alega en su defensa que es nacional inglés y que no debe tributar en España.

Tanto Javier de la Rosa como los Villalonga explicaron al juez que ya han regularizado el dinero negro que cobraron entonces, en el caso del primero hace un año (ha dicho que pagó un 67 % de lo que cobró, incluyendo recargos) y de los segundos acogiéndose a la amnistía fiscal.