La Rioja

Francia y España reafirman la vía policial como única solución al desarme de ETA

Bruno Le Roux y Juan Ignacio Zoido, ayer, tras su encuentro en París. :: P. KOVARIK / afp
Bruno Le Roux y Juan Ignacio Zoido, ayer, tras su encuentro en París. :: P. KOVARIK / afp
  • El Ejecutivo de París rechaza la petición de partidos del País Vasco francés para que negocie con la banda la entrega de armas

El Gobierno francés garantizó ayer al español su pleno compromiso con el objetivo común del desarme total de ETA por la vía del decomiso policial de sus arsenales, en teoría ocultos en suelo galo. La renovada apuesta de París por mantener la «perfecta» sintonía con Madrid en la materia supone una respuesta negativa al emplazamiento casi unánime de las fuerzas políticas, sindicales y sociales del País Vasco francés a implicarse en el acompañamiento del abandono unilateral de las armas. Tras la atípica experiencia en diciembre de los denominados 'artesanos de la paz', Francia reitera que ya está implicada en el desarme, pero con España y sus fuerzas de seguridad.

La reformulación del relato del desarme por los vencedores a los vencidos se produjo en París con ocasión de la primera reunión bilateral de los dos nuevos ministros del Interior de Francia, Bruno Le Roux, y España, Juan Ignacio Zoido, que han accedido a sus cargos en fechas recientes. Fue un desayuno de trabajo de apenas tres cuartos de hora de duración que también sirvió para profundizar en la lucha antiyihadista, la reacción a la presión migratoria y el control de las fronteras internas y europeas.

Fiel a la línea marcada por Manuel Valls y Bernard Cazeneuve, sus predecesores, Le Roux expresó al término de la entrevista el deseo de «continuar la cooperación perfecta» existente entre los dos gobiernos con el objetivo de «recuperar las reservas de armas de ETA». Desde su punto de vista, la «excelente» colaboración hispano-francesa «debe culminar de manera completamente normal en un desarme total». El objetivo enunciado consiste en «recuperar todas las armas y municiones que han podido servir para cometer atentados con el fin de que la Justicia pueda ir hasta el final».

El ministro francés no dio opción a preguntas y excusó su abandono prematuro de la rueda de prensa por la necesidad de acudir a una comparecencia inmediata en el Senado. Pero el planteamiento realizado antes de dejar a Zoido solo con los informadores representa un portazo al deseo mayoritario de la sociedad vascofrancesa de un respaldo por París al desarme voluntario de ETA y la consiguiente renuncia a continuar con Madrid por la senda del decomiso policial de los arsenales, estén previamente sellados o no.

Agradecimiento español

El ministro español dijo que «es de agradecer» el compromiso mostrado por Francia en la operación del pasado 16 de diciembre en Louhossoa en la que fue confiscado un depósito con medio centenar de armas y cinco ciudadanos vascofranceses quedaron en libertad con cargos. Fue merecedora de su gratitud expresa a Le Roux «la firme determinación de seguir luchando contra la banda terrorista ETA hasta la entrega definitiva de las armas y su disolución total». Más adelante, en corolario a un vaticinio sobre la victoria de las democracias sobre el yihadismo, observó que «parecía que ETA no podía terminar nunca». «Está en el final y todavía queda culminar la operación hasta la entrega definitiva de las armas y de su disolución. Pero lo que parecía imposible hoy ya se está aproximando a la realidad», reflexionó.

En la reunión ministerial se valoró la puesta a disposición de España por parte de las autoridades francesas de diversa documentación y material probatorio sobre los movimientos de ETA que en Madrid se espera que sean de gran utilidad para investigar algunos casos sin resolver. El Ministerio del Interior destacó que estas pruebas podrían permitir la tramitación de nuevas imputaciones y detenciones de etarras, además de dotar de fondos documentales al Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo de Vitoria.

En política antiyihadista, Zoido afirmó que se mantendrá el nivel 4 de alerta antiterrorista porque hay «una amenaza potencial, nada concreto», que obliga a extremar las precauciones. Según la estadística de su departamento, desde que en 2015 se decidió elevar a 4 el baremo se ha detenido a un total de 178 terroristas yihadistas (144 en España y 34 en otros países) en 85 operaciones policiales desarrolladas (72 en España y 13 en otros países).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate