La Rioja

Zoido afirma que el kalashnikov que aparece en los vídeos «no existe»

Juan Ignacio Zoido, en un pleno en el Congreso de los Diputados. :: Sergio Barrenechea / efe
Juan Ignacio Zoido, en un pleno en el Congreso de los Diputados. :: Sergio Barrenechea / efe
  • La policía sigue buscando en la periferia de Madrid el AK-47 con el que los yihadistas, según el auto de prisión del juez Pedraz, se grabaron

«Hasta donde llega mi información, el kalashnikov no existe. Existe un cargador, el machete es un machete, pero el kalashnikov no ha aparecido ni se tenía conocimiento de la existencia», señaló ayer en una entrevista a Antena 3 el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en referencia a la operación antiyihadista 'Serkan' que el pasado 28 de diciembre desembocó en el hallazgo de cinco cargadores y 37 balas de AK-47 en una chabola de Madrid.

Las palabras del ministro fueron un desmentido al propio juez, quien el pasado 30 de diciembre, en el auto en el que envió a prisión a los dos detenidos de esta operación, Edrissa Ceesay y Samir Sennouni, afirmó textualmente que «ambos detenidos, junto a otras personas, se reunirían en una parcela de Valdebernardo, donde tras un progresiva radicalización de corte yihadista y tras conseguir de una persona un fusil AK-47, conocido como kalashnikov, realizaron diversos vídeos portando el mismo, así como un machete militar y atributos del Daesh».

En aquel mismo auto, en el que Pedraz acusó a ambos de enaltecimiento, también les imputó no solo un delito de «depósito de municiones», sino también «de armas de guerra». El juez insistió en ese escrito en que esas acusaciones habían sido «acreditadas» por «las observaciones telefónicas, vigilancias, seguimientos y material incautado». Pedraz, incluso, desveló que en la casa de Ceesay se había encontrado una tarjeta de memoria con los vídeos en los que los detenidos aparecían con el AK-47.

En realidad las palabras de Zoido en Antena 3 también entraron en contradicción con sus propias declaraciones del 31 de diciembre, cuando aseguró que ese AK-47, que no se había encontrado, «se seguirá buscando». Fuentes de la lucha antiterrorista próximas a Interior afirmaron que las nuevas apreciaciones del ministro se deben a que los operativos barajan la posibilidad de que el AK-47 fuera despiezado hace tiempo o se tratara de un «arma de fogueo». Los operativos, sin embargo, descartaron la hipótesis del arma ficticia que sostiene Interior, ya que entonces no tendría sentido que los detenidos almacenaran balas y cargadores de un arma real.

Sea como fuere, los agentes no han hallado ni las piezas del arma ni la supuesta réplica que aparece en los vídeos. Los efectivos de la Brigada Provincial de Información continuaban ayer con la búsqueda del arma (verdadera o simulada).

Zoido ayer también negó la posibilidad de que los arrestados prepararan un atentado. Pedraz, en los autos de registro de la operación, aseguró que la investigación que dirige desde 2015 había constatado que el grupo al que pertenecían los dos detenidos tenía intención de perpetrar una «grave acción delictiva de carácter terrorista» en Madrid.

«Disfunciones»

«Lo que ha sucedido allí no puede suceder en España. Aquí la coordinación es extrema, magnífica». Y así de contundente se mostró Juan Antonio Zoido cuando, en la misma entrevista televisiva, fue preguntado por las «disfunciones» policiales detectadas tras el atentado con un camión en Berlín. No obstante, acto seguido el ministro reconoció que la «seguridad total» no existe.