La Rioja

Cifuentes presiona a Rajoy y pide que el PP asuma la elección del líder por primarias

Madrid. El PP de Madrid dará la batalla para que el próximo congreso del partido, entre el 10 y el 12 de febrero, apruebe el sistema de un militante un voto como método de elección de su presidente. Los populares madrileños adelantaron ayer su intención de presentar una enmienda destinada a ese fin frente a la Ponencia Política y de Estatutos redactada por el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, en la que se aboga por una fórmula mixta de votación en la que participen militantes, en una primera vuelta, y compromisarios, en la ronda definitiva.

El gesto de los afines a la presidenta autonómica Cristina Cifuetnes supone un desafío a Mariano Rajoy, poco amigo de los cambios, pero es sobre todo un modo de marcar perfil propio dentro del partido. El PP de la Comunidad de Madrid ya había decidido apostar por las primarias para la designación de su propio líder, sin embargo, en un primer momento aceptaron la propuesta de Maillo para el ámbito nacional como un paso relevante. Ahora, aunque son conscientes de que es difícil que otros, salvo quizá los populares valencianos, les secunden, enarbolan una bandera que les da una pátina de aperturismo y modernidad.

Los populares madrileños se plantean también presentar enmiendas a la ponencia en otros asuntos clave como el momento procesal en el que un cargo investigado por corrupción debe ser expulsado del partido. En la actualidad, el listón está situado en la apertura de juicio oral y no hay intención de modificarlo; los de Cifuentes creen en cambio que habría que apartar al encausado en el momento de la imputación, como exige también Ciudadanos.

Además, estudian presentar textos alternativos sobre asuntos relevatnes para el Gobierno de Madrid como la ley contra la discriminación del colectivo LGTB y a favor de la maternidad subrogada (vientres de alquiler) y la custodia compartida. Tienen de plazo hasta el 16 de enero, es decir, hasta el próximo lunes, que es la fecha tope para registrar enmiendas, para decidirse.

En lo que a las primarias se refiere, aceptan que haya una doble vuelta, como propone el texto de Martínez-Maillo. Así, su idea sería que los militantes hagan una primera criba de candidatos en una votación en la que, a parte, elegirían también a los compromisarios del congreso. Pero después los delegados sólo votarían la ponencia y no al líder del partido, que se elegiría en una segunda votación directa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate