La Rioja

Un camión arrolla a dos guardias civiles que asistían un accidente

Estado en el que quedó la furgoneta de la Guardia Civil tras empotrarse un camión en Granada. :: g. c.
Estado en el que quedó la furgoneta de la Guardia Civil tras empotrarse un camión en Granada. :: g. c.
  • El conductor que circuló 40 kilómetros en sentido contrario en la A-92 en Granada podría sufrir «problemas mentales» y hoy pasará ante el juez

madrid. Dos agentes de la Guardia Civil que asistían a un conductor que había sufrido un accidente en la autovía A-44 a su paso por Campotéjar (Granada) resultaron heridos la noche del sábado tras ser atropellados por un camión cuyo único ocupante, de 58 años, también sufrió lesiones de carácter leve.

Los agentes heridos son Ramón Gutiérrez y Manuel López, ambos de 50 años, que pertenecen al servicio de extinción de incendios y salvamento del Instituto Armado. Ambos se encontraban a la altura del kilómetro 82 de la A-44 hacia las 23:30 horas del sábado señalizando el vehículo accidentado -un camión cuyo conductor estaba atrapado en su interior- cuando fueron arrollados por otro camión, que no vio las señales e impactó de lleno con un lateral de una furgoneta de la Guardia Civil que estaba estacionada en la vía.

Los heridos fueron trasladados al Hospital del Campus de la Salud de la capital granadina, y a primera hora de la tarde de ayer uno de los agentes fue dado de alta. Asimismo, los otros dos heridos se encuentran en observación a la espera de que se repitan algunas pruebas, aunque su pronóstico «es favorable», según fuentes hospitalarias.

Kamikaze

También en la provincia de Granada, el varón de 40 años y nacionalidad senegalesa que fue arrestado este sábado por la Guardia Civil en la A-92 a su paso por la localidad de Guadix tras conducir cerca de 40 kilómetros en sentido contrario pasará hoy a disposición judicial.

El conductor, con permiso de residencia en España y cuyo domicilio está en Vitoria, permanecía ayer detenido en el cuartel de Guadix. Durante 40 kilómetros hizo «caso omiso» a las órdenes de detenerse por efectivos de Tráfico del Instituto Armado tras conducir «de manera suicida» en sentido contrario. Solo una barrera de vehículos que atravesaba la carretera A-92, previamente cortada, pudo interrumpir su marcha. El coche impactó contra uno de ellos y salió despedido fuera de la vía hasta empotrarse con un pequeño talud, según pudieron grabar los agentes que se encontraban en el lugar de los hechos.

Ante los rumores sobre el origen del conductor y la matrícula francesa de su vehículo, la Guardia Civil salió ayer al paso y aseguró que este incidente no tiene «vinculación alguna con un acto terrorista», ya que el varón implicado parece «sufrir problemas mentales». El juez decidirá hoy si queda en libertad provisional o entra en prisión por, al menos, un delito contra la seguridad vial y desobediencia a la autoridad.