La Rioja

Los populares dudan de la constitucionalidad de limitar a dos los mandatos del presidente

madrid. La debilidad aritmética obligó al PP a buscar el acuerdo con Ciudadanos, pero algunos de los puntos incluidos en el pacto generan dudas en la dirección del partido. Fuentes populares cuestionan la constitucionalidad de la pretensión de Albert Rivera de limitar a dos los mandatos del presidente del Gobierno, ya sea este Mariano Rajoy o su sucesor en el cargo. Varios dirigentes del PP apuntan al riesgo de estar vulnerando el derecho al sufragio pasivo que contiene el artículo 68.5 de la Carta Magna. Otras voces de la formación no comparten, en cambio, el análisis y recuerdan que al presidente no lo eligen los ciudadanos, sino el Congreso. «No se restringiría la posibilidad de que nadie se presente como candidato al Parlamento -explican-; solo se establecería que no pueda estar en la Moncloa más de ocho años».

En la cúpula son conscientes de que el debate se abrirá en el congreso que el PP celebrará en febrero. Aunque la ponencia de reforma de los estatutos no recoge este asunto, dan por sentado que llegarán enmiendas desde las organizaciones regionales. En algunos territorios, como Andalucía, Valencia o Madrid, la reflexión está asumida como necesaria. Pero la dirección no quiere que la discusión ponga el foco en Rajoy. El PP sostiene que su estabilidad interna es un elemento que le distingue del resto de formaciones y advierte de que un anuncio del presidente descartando su candidatura para un tercer mandato solo contribuiría a abrir la carrera sucesoria. En Ciudadanos interpretan, además, que si la legislatura es corta, el líder de los populares querrá volver a presentarse. Y entienden que Rajoy va conservar hasta el final la baza del adelanto electoral para forzar al resto de partidos a cerrar consensos en el Congreso.

En la formación de Rivera distinguen, en cualquier caso, entre la obligación legal y el compromiso político. Admiten que una reforma legal que establezca un tope a la permanencia en la presidencia del Gobierno no podrá ser «retroactiva», pero entienden que el jefe del Ejecutivo debería ser consecuente consigo mismo y no «eternizarse» en el poder.