La Rioja

Recordatorio del Convenio de Derechos Humanos

Además del extenso respaso a la situación de los CIE, la jueza Belén Barranco Arévalo pone un listado de deberes larguísimo a los directores de ambos centros. No son recomendaciones. La magistrada, en tono indignado, da órdenes directas a los responsables del Ministerio del Interior, aunque no dispone qué castigo tendrán éstos si no siguen sus disposiciones.

La magistrada recuerda al departamento que dirige Juan Ignacio Zoido que España firmó el Convenio de Derechos Humanos en 1979 y que esta norma, «que debido a su carácter de tratado internacional se sitúa por encima de cualquier ley orgánica interna», en su artículo 5 reconoce el «derecho a la dignidad» de la persona, algo que, deja entrever la jueza de Algeciras, desde luego no se está respetando en los dos CIE que están bajo su jurisdicción.

La jueza hace especial hincapié en que el Ministerio del Interior, de inmediato, tiene que acabar con el ambiente carcelario que se respira en estos dos centros y, sobre todo, permitir la relación «directa e íntima» con los internos allí recluidos.