La Rioja

El Gobierno diluye el relevo de Trillo dentro de la renovación de otros 71 embajadores

Santamaría conversa con Trillo, responsable entonces de Justicia en el PP, tras el fallo sobre el Estatuto catalán en 2010. :: gustavo cuevas / efe
Santamaría conversa con Trillo, responsable entonces de Justicia en el PP, tras el fallo sobre el Estatuto catalán en 2010. :: gustavo cuevas / efe
  • Exteriores desvincula su salida de la misión diplomática en Londres del dictamen del Consejo de Estado sobre el Yak-42

El Gobierno se niega a destituir de inmediato a Federico Trillo como embajador en Reino Unido. El Ministerio de Asuntos Exteriores explicó que el titular de Defensa durante el segundo mandato de José María Aznar permanecerá al frente de la misión diplomática en Londres hasta que sea reemplazado en el cargo, algo que sucederá a lo largo de los próximos meses. El cambio se llevará a cabo dentro de un proceso ordinario que afectará a otros 71 embajadores.

Con esta decisión, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se mantiene firme pese el clamor de la oposición y de los familiares de las víctimas del Yak-42 para que Trillo sea destituido de inmediato después de que un dictamen del Consejo de Estado haya confirmado la responsabilidad del ministerio que él dirigía en la tragedia aérea que en 2003 se cobró la vida de 62 militares españoles cuando regresaban de cumplir misión en Afganistán. La respuesta de Exteriores a estas exigencias fue tajante: «El relevo sigue el calendario previsto y es totalmente independiente del informe del Consejo de Estado sobre el Yak-42».

Aunque no existen plazos máximos para desempeñar la función de embajador en un determinado país, la tradición marca que éstos sean sustituidos al inicio de cada legislatura, sobre todo si su designación fue política y no por méritos de carrera. Este es el caso de Trillo, nombrado en marzo de 2012, no así el de la mayoría de los otros 71 diplomáticos que serán relevados en 2017. Si los cambios no se han producido antes, se apunta desde Exteriores, es por el año que el Gobierno ha ejercido en funciones.

Al mantener a Trillo en su puesto, Rajoy vuelve a demostrar su gusto por no reaccionar en caliente ante nada, aunque para ello deba lidiar con la presión de la mayoría del arco parlamentario y de los familiares de las 62 víctimas. El jefe del Ejecutivo evitó ayer referirse a este asunto aunque el martes sí señaló que, a su juicio, el caso «ya está sustanciado judicialmente». Diluir el relevo dentro de un procedimiento ordinario evita además marcar a Trillo, quien además de ministro de Defensa ha ejercido como presidente del Congreso desde 1996 a 2000 y como cerebro del equipo jurídico del PP durante la etapa de Rajoy como jefe de la oposición.

Trillo, de vacaciones navideñas en su casa de Cartagena, ha evitado por ahora valorar el dictamen del Consejo de Estado. Según el órgano consultivo, Defensa no atendió las quejas que los militares elevaron con anterioridad al accidente sobre el riesgo que se corría al transportar a las tropas en obsoletos aviones de la Unión Soviética. El Consejo de Estado también considera que la larga cadena de subcontrataciones realizada, que permitió reducir el precio inicial del transporte de 149.000 euros a 38.442 dólares, hacía «razonable» pensar que dicha rebaja afectó también a las condiciones exigidas al contratista. A lo largo de los últimos trece años el exministro ha negado tener responsabilidad alguna en el siniestro y en el posterior error de identificación de los cuerpos.

«Una nueva humillación»

La normalidad en la que el Gobierno trata de envolver el relevo de Trillo ha levantado ampollas en la Asociación de Familias de Víctimas del Vuelo Ilegal Yak-42.Los allegados de los militares fallecidos advierten en un comunicado de que no aceptarán «una nueva mentira y humillación». «Aceptar un cese enmascarado sería encadenar a los anteriores ardides, mentiras y falacias uno más cuando, a todas luces, aunque tarde, es hora de la reparación», señala la asociación.

Los familiares apuntan a Trillo y avisan de que no admitirán que el Gobierno encomiende al ministro cualquier otra tarea pública o de representación. El todavía embajador en Londres era uno de los nombres que se mencionaban para, precisamente, incorporarse al Consejo de Estado cuando dejase la capital británica.

El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, se dio por satisfecho con el relevo del exministro y consideró que la presión política y social ha funcionado. No obstante, añadió que Trillo queda invalidado para ocupar cualquier otra embajada o puesto público.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate