La Rioja

Cospedal explicará en el Congreso la responsabilidad de Defensa en el caso del Yak-42

  • El PSOE pide que se fije en enero la fecha de la comparecencia y se tramite también la del ministro de Exteriores

madrid. Veinticuatro horas después de que lo exigiera la oposición, María Dolores de Cospedal solicitó comparecer en el Congreso para informar sobre el dictamen del Consejo de Estado que responsabiliza a Defensa del accidente del Yak-42. Mariano Rajoy dejaba así ayer en manos de la ministra con el perfil más político la gestión de una crisis que data del 2003 y que señala al Ejecutivo de José María Aznar.

El ofrecimiento de Cospedal constituye la primera reacción del Gobierno tras conocerse el informe en el que se sostiene que el ministerio que dirigía entonces Federico Trillo podría haber calibrado los riesgos que presentaba el avión en el que perdieron la vida 62 militares. El mismo martes en el que el documento salió a la luz, el presidente situó lo acontecido muy lejos en el tiempo y dio muestras de no conocer la resolución adoptada el 20 de octubre. «¿Han sacado un dictamen sobre eso? No lo he visto. Pero yo creo que ya está sustanciado judicialmente lo que había que sustanciar, ¿no?», respondió tras un paseo en la provincia de Pontevedra.

La ministra, sin embargo, no sólo accedió ayer a atender a los grupos parlamentarios, sino que se puso en contacto con los familiares de las víctimas del accidente para concertar una cita la próxima semana. El PSOE quiso interpretar que «la presión social y política funciona». Así lo dejó caer Antonio Hernando en Twitter. Además, los socialistas no renuncian a su solicitud de que también el titular de Exteriores, Alfonso Dastis, acuda al Congreso.

La intención del PSOE es forzar una reunión de la Diputación Permanente, el órgano que sustituye este mes al pleno de la Cámara baja, para que se tramiten todas las peticiones en enero sin esperar al nuevo periodo de sesiones. A Dastis le correspondería abordar la situación de Trillo como embajador en Londres, aun estando previsto su relevo ordinario junto al de otros 71 diplomáticos.

Ante esta realidad, los socialistas tratan de anticiparse a posibles tentaciones del Gobierno. «Trillo no puede ser embajador ni ocupar cargo público», avisó Hernando. Del mismo modo, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, que acogió los gestos «tímidos» de Cospedal, instó al exministro de Defensa a «rendir cuentas».