La Rioja

«Espero salvar gran parte de la Ley de Seguridad Ciudadana»

En el Congreso prometió erradicar la «imagen» de que desde el Ministerio del Interior se persigue a «rivales políticos». ¿Le preocupa esa imagen?

No. En absoluto. Respondía a una pregunta de un portavoz parlamentario que me preguntó si yo iba a terminar con eso. Nunca he visto que desde Interior se persiga a adversarios políticos y espero no verlo jamás porque eso sería la negación de la democracia. Lucharé para que esto no pase, pero entiendo que tampoco ha ocurrido en el pasado.

¿Se va a hacer algo desde el Ministerio para cambiar esa percepción que, al menos, sí tiene una parte de la oposición?

La mejor manera de que aumente la confianza en el Ministerio es incrementar la transparencia. Insisto, ganando en transparencia ganamos en confianza. Y con más confianza tendremos más credibilidad y, por tanto, más facilidad en alcanzar acuerdos.

En el Parlamento varios grupos le recordaron la 'herencia recibida' del ministro Jorge Fernández Díaz. ¿Lo considera un hándicap?

No, en absoluto. En el Congreso di las gracias a todos los ministros del Interior anteriores. Sin excepción. Cada uno ha puesto su granito de arena y se ha dejado la piel. Exijo respeto para todos los ministros del Interior, también para Fernández Díaz. Su saldo es igual de positivo.

Ha prometido «mano tendida» para mejorar la Ley de Seguridad Ciudadana. ¿Cree que faltó diálogo en la aprobación de esta norma?

Las leyes corresponden a los momentos concretos que se viven en cada circunstancia. Tiendo la mano para mejorar la Ley de Seguridad Ciudadana, pero sigo pensando que es buena, adecuada y que cubre tremendas lagunas. Lo que no se puede pretender, porque es una barbaridad, es una derogación total de la actual norma porque se producirían unos vacíos peligrosísimos que dejarían desprotegidos a los ciudadanos y a los agentes.

«No es una ley mordaza»

Sigue haciendo una defensa cerrada de la ley.

Es que hay que ver las cifras para darse cuenta de que no se trata de una 'ley mordaza'. Nueve de cada diez denuncias desde que entró en vigor tienen que ver con el uso de drogas, armas o explosivos en las manifestaciones o concentraciones.

¿Por dónde ve posibilidades de acuerdo con la oposición para pactar cambios en la ley?

No va a haber líneas rojas, excepto la derogación absoluta. Tenemos que reunirnos para analizar caso por caso. Todavía es pronto para apuntar por dónde pueden ir esas mejoras. No quiero adelantar nada de mis conversaciones con los grupos, pero tengo esperanzas de que habrá muchos más puntos en común para la reforma de la ley de lo que la gente se piensa y, además, con alto grado de consenso. Mejoraremos la ley de seguridad pero espero que se salve una gran parte del texto porque, insisto, creo, de corazón, que esta norma tiene muchísimas cosas buenas.

Es usted muy optimista con la posibilidad de un acuerdo.

Es que pienso de verdad que es posible llegar a un entendimiento muy amplio para mejorar la ley. Y me voy a esforzar por ello. El Gobierno no se va a oponer frontalmente a propuestas razonables de cualquier grupo parlamentario.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate