La Rioja

Alerta máxima en la capital durante la San Silvestre, las uvas y las cabalgatasFinanciación europea para las cárceles

Dos operarios instalan ayer maceteros gigantes en las inmediaciones de la Puerta del Sol. :: Elvira Megías
Dos operarios instalan ayer maceteros gigantes en las inmediaciones de la Puerta del Sol. :: Elvira Megías
  • Los camiones no podrán circular por el centro de la ciudad durante tres días para evitar ataques como los de Berlín

Madrid. Madrid vive desde ayer un despliegue de seguridad sin precedentes. Aunque el Ministerio del Interior mantiene inalterado el nivel 4 (sobre 5) de la alerta antiterrorista al no tener indicios fehacientes de la inminencia de un atentado, los responsables del departamente que dirige Juan Ignacio Zoido han doblado el número de efectivos policiales en la calle durante lo que resta de las fiestas navideñas.

Según las últimas estimaciones, serán más de un millar de agentes desplegados solo en las zonas de grandes aglomeraciones de la ciudad. De ellos, 400 efectivos proceden de la policía local. A este operativo hay que sumar cientos de agentes de paisano de los servicios de información y otras unidades que estarán también de guardia, al menos, hasta el 7 de enero.

Los tres puntos calientes del macrodespliegue en la capital diseñado por la Delegación del Gobierno e Interior serán la Puerta del Sol, en particular durante la noche de hoy en la que decenas de miles de personas -el aforo máximo permitido es de 25.000-, se congregarán para seguir las campanadas de final de año; la San Silvestre Vallecana, la carrera popular más multitudinaria del país con cerca de 40.000 participantes y que se celebra durante la tarde-noche de hoy; y las numerosas cabalgatas de Reyes Magos que recorren los diferentes barrios de la ciudad durante los días 3, 4 y 5 de enero.

Para evitar la posibilidad de un atentado con un camión como el de Berlín o Niza, el Ayuntamiento de Madrid, a petición de la Delegación del Gobierno, ha prohibido esos tres días circular por las calles del centro de la ciudad a camiones y vehículos de pasajeros no públicos de más de 3.500 kilos. Un límite que, en la práctica, excluye incluso a los camiones de menor envergadura del mercado.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid comenzó ayer por la mañana el «barreamiento» de las zonas aledañas a la Puerta del Sol, epicentro del despliegue policial.

Los funcionarios, como había pedido el Ministerio del Interior a los ayuntamientos de distintas ciudades con grandes concentraciones, comenzó a colocar maceteros de grandes dimensiones en lugares como la popular plaza de Callao. Interior y el consistorio, como medida adicional de «barreamiento», también estudian la posibilidad de aparcar grandes vehículos en algunas de las arterias que da paso a zonas cercanas a las aglomeraciones.

Como ya ocurriera el pasado año, la Policía Municipal controlará los cuatro accesos por los que se podrá entrar en la Puerta del Sol: Mayor, Arenal, Alcalá y Carrera de San Jerónimo. El resto de calles que desembocan en el kilómetro cero (Montera, Preciados, Carmen, Victoria, Carretas y Correo) se cierran y se reservan como zonas de evacuación.

El despliegue de seguridad de este final de año también incluirá el cierre de las estaciones de la Puerta del Sol, tanto la de Metro como la de los trenes de cercanías.

El Ministerio de Justicia, el del Interior y la Universidad Rey Juan Carlos se han presentado a un concurso de ayudas de la Comisión Europea con un proyecto contra la radicalización islamista en las cárceles. «Es un tema que preocupa muchísimo, sabemos que muchas de las radicalizaciones que se producen en Europa lo son en el ámbito penitenciario», explicó el director de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones, Javier Herrera García-Canturri.