La Rioja

Los yihadistas detenidos en Madrid tenían balas de kalashnikov

  • La Policía no tiene indicios de que prepararan un atentado, pero advierte del «salto cualitativo» tras el hallazgo de este zulo

Madrid. Estaba llamada a ser una operación más contra simpatizantes del autodenominado Estado Islámico dedicados al proselitismo en las redes de la propaganda del Daesh, pero al final la redada desatada la madrugada de ayer por los servicios antiterroristas de la Policía desembocó en el hallazgo de un zulo en un descampado de Madrid. En su interior, los dos arrestados guardaban munición de kalashnikov, idéntica a la usada por los terroristas yihadistas en los últimos atentados de París.

Según informaron mandos de la Brigada de Información de la Policía, los arrestados son dos jóvenes de 18 y 25 años, ambos nacidos en España y de nacionalidad española, aunque procedentes de familias de Marruecos y Gambia. Ambos eran seguidos por los servicios antiterroristas desde hace meses. Los dos se dedicaban a expandir en la redes sociales los habituales mensajes del Daesh, aunque también estaban siendo vigilados por sus contactos con otros jóvenes extremistas de la Comunidad de Madrid en un lugar muy apartado, una suerte de chabola conocida como 'La Cabaña', ubicada en el barrio de Valdebernardo, dentro del distrito madrileño de Vicálvaro, en el este de la periferia de la capital.

Los funcionarios del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) y de los Grupos Especiales de Operaciones (GEO) de la Policía encontraron en la parcela que rodea esa infravivienda el zulo en bolsas de basura dentro de una cañería semienterrada. Por un lado, los dos supuestos yihadistas guardaban cuatro cargadores vacíos de fusiles de asalto AK-47, conocido como kalashnikov. En otra bolsa separada, ocultaban una treintena de balas para ese mismo arma de guerra listas para ser insertadas en las recámaras. Lo que no hallaron los agentes en ninguno de los cinco registros practicados durante todo el día fueron los fusiles.

Fuentes de la lucha antiterroristas desvelaron que los funcionarios tampoco hallaron indicios de que los arrestados hubieran madurado un plan para atentar de inmediato, a pesar de que los agentes insistieron en que ambos, autoradicalizados en España ya presentaban un perfil «extremadamente peligroso». Los investigadores apuntaron la posibilidad de que los dos presuntos «propagandistas» del Estado Islámico tuvieran en su poder esa munición ya que se dedicaban también al tráfico a menor escala de armamento.

Nunca antes

Sea como fuere, la aparición de las balas de kalashnikov en Madrid provocó la alerta inmediata de los servicios antiterroristas ya que supone un «importante salto cualitativo». Hasta ahora, en ninguna de las operaciones antiyihadistas desarrolladas en España había aparecido en poder de los detenidos munición para armas de guerra como las que han utilizado en los dos últimos años los terroristas del Estado Islámico que han venido actuando en Europa. AK-47 fueron las armas usadas el 7 de enero de 2015 para asesinar en París a doce de los trabajadores del semanario satírico Charlie Hebdó o en la masacre de la sala de fiestas Bataclán el 13 de noviembre de ese mismo año y en la que fueron asesinadas 89 personas.

Hasta ahora solo en una ocasión se había hallado un zulo del Daesh en España, fue el 8 de abril de 2015 en Ceuta, cuando se encontraron cuatro armas cortas, dos subfusiles y varias armas blancas, además de información sobre posibles objetivos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate