La Rioja

Sánchez da las gracias pero se resiste a prometer que aspirará a liderar el PSOE

  • Sus antiguos apoyos orgánicos ya trabajan en otra alternativa que pueda cortar el paso a la andaluza Susana Díaz en el congreso federal

MADRID. Pedro Sánchez sigue sin aclarar su futuro. Un día después de la reunión en la que varias decenas de militantes del PSOE, situados en terceros o cuartos niveles en la organización, le reclamaran que se presente al congreso federal del partido, aún sin fecha, el ex secretario general reapareció en Twitter para dar las gracias. Y ya. Nada que permita pensar que atenderá la demanda de liderar un proyecto en el que las bases tengan más voz.

El exdirigente socialista sí dio a entender, como ha hecho en otras ocasiones, que apoyará a quienes defienden que hay que hacer frente al modelo de partido que podría llegar de la mano de Susana Díaz y otros barones de la formación. Pero sin mayores responsabilidades. «Entre todos/as -se limitó a escribir- haremos posible la recuperación del PSOE y de nuestra identidad como socialistas».

Los pocos cargos que aún le son fieles alegan que nadie tiene tanto tirón ni está tan legitimado ante la militancia como él. Sin embargo, Sánchez asume, según ha confesado a alguno de ellos, que es imposible ganar la batalla por la secretaria general sin grandes apoyos orgánicos, justo lo que le falta. El grueso de los líderes territoriales que en su día le apoyaron marcan distancias y hace tiempo que trabajan en otra candidatura. El nombre más repetido es el de Patxi López, pero nadie quiere hacer un movimiento que le desgaste antes de tiempo.

La vasca Idoia Mendía; el exsecretario de Organización y líder de La Rioja, César Luena; la balear Francina Armengol; el murciano Rafael García Toval o el ex secretario general de Castilla y León Óscar López entienden que el regreso de Sánchez no es la mejor opción. Lo mismo cree el catalán Miquel Iceta que, en plena negociación con la gestora sobre el estatus del PSC en el PSOE, ha prometido neutralidad. Incluso los 'sanchistas' más ferreos, la madrileña Sara Hernández y el castellano-leonés Luis Tudanca, optan ahora por guardar silencio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate