La Rioja

Arrestada la viuda del yihadista español más sanguinario en la frontera turca con Siria

  • La esposa de 'Kokito de Castillejos' fue capturada cuando trataba de volver a Ceuta con su hijo y otra mujer de un 'muyahidín'

Las españolas Assia Ahed Mohamed, de 26 años, y Fatima Akil Laghmich, de 21, fueron detenidas ayer en Turquía. Las dos llevaban meses en las listas de más buscados del Ministerio del Interior. No era para menos, sobre todo en el caso de Ahmed. Esta veinteañera es la viuda del yihadista español más sanguinario, el ceutí Mohamed Hamaduch, conocido como 'Kokito Castillejos'. Este terrorista, hasta su muerte, se hacía fotografiar con las cabezas cortadas de soldados del régimen sirio, que luego difundía en las redes sociales. Hamaduch y Ahmed tuvieron su hijo (el primer español nacido en el autodenominado Califato) en 2015, poco antes de que el terrorista muriera durante una refriega. Ambos se casaron a distancia en 2014, y el terrorista regaló a su esposa un cinturón de explosivos como dote.

La historia Akil Laghmich es menos conocida que la de la viuda de 'Kokito'. Se desplazó tras los pasos de su marido a Siria también en 2014, pero ya con su hijo de pocos meses y nacido en España.

La aventura de las dos españolas tocó fin ayer en una aldea turca fronteriza con Siria, cuando ambas fueron arrestadas junto a sus hijos por los servicios antiterroristas turcos a petición de la Jefatura de Información de la Guardia Civil y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Los servicios antiterroristas seguían los pasos de Assia Hamed y de Fatima Akil desde que ambas, siendo poco más que unas adolecentes, dejaron su Ceuta natal en 2014 para seguir los pasos de sus maridos a Siria.

Contra ellas ya pesaba una orden internacional de detención emitida por el Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional que les acusa de ser miembros del Daesh. La Audiencia Nacional considera a estas dos veinteañeras parte de los 200 'foreign fighters' (combatientes extranjeros) que procedentes de España forman parte o han estado integrados en las hordas del Estado Islámico. El Ministerio del Interior espera que Turquía proceda en breve a la expulsión a España de las dos arrestadas, ya que ambas estaban en situación irregular en el país.

Ahora, ambas pretendían regresar a su Ceuta natal, huyendo de los continuos bombardeos en la zonas de Siria bajo el control del Estado Islámico.

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido destacó ayer que las dos arrestadas, desde su huida al 'Califato' en 2014, «habían permanecido en el epicentro del territorio controlado por Daesh e incardinadas en sus estructuras». «El nivel de adoctrinamiento en el extremismo terrorista experimentado durante este período por las detenidas y su vinculación con miembros muy destacados y conocidos de Daesh las convierte en elementos extraordinariamente valiosos para la organización terrorista, especialmente en el entorno español y marroquí», señaló la Guardia Civil.

Los servicios antiterroristas esperan que el interrogatorio de la viuda de 'Kokito' dé pistas sobre las actividades de otros españoles y aclare cómo el terrorista de Ceuta pudo llegar a convertirse en solo unos meses en uno de los 'muyahidines' más influyentes del Califato.