La Rioja

Pablo Martín Alonso.
Pablo Martín Alonso.

Interior nombra al general que 'derrotó' a ETA número dos de la Guardia Civil

  • Pablo Martín Alonso será el nuevo director adjunto operativo del cuerpo, máxima autoridad militar en la institución

Madrid. Pocos nombramientos han suscitado tantos elogios y tanta unanimidad en la Guardia Civil en los últimos años. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, designó a uno de los pesos pesados del cuerpo, el teniente general Pablo Martín Alonso, como director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil. O sea, el número dos de la institución después del director, José Manuel Holgado, y la más alta autoridad militar de la Guardia Civil.

Su designación como máximo responsable uniformado del cuerpo no ha sido una sorpresa. Aparecía en todas las quinielas como favorito porque el nombre de Martín Alonso es sinónimo en el cuerpo de la «derrota de ETA», como recordaron ayer varios mandos durante la toma de posesión de Holgado como director de la institución armada.

Es imposible entre el generalato de la Guardia Civil encontrar críticos a Martín Alonso, y tampoco levanta antipatías en la oposición. Su figura está alejada de los años más negros de la institución y la guerra sucia contra ETA de los ochenta y noventa. Su imagen ha ido creciendo tanto con los gobiernos socialistas como populares. Martín Alonso dirigió los renovados servicios antiterroristas de la Guardia Civil (al mando de la Jefatura de Información) desde el 10 de septiembre de 2004 hasta el 3 de junio de 2012, los años del final de la banda, que terminó decretando el cese indefinido de su actividad el 20 de octubre de 2011, vapuleada por las continuas caídas de su cúpula en Francia, casi siempre gracias a las investigaciones de la Guardia Civil en el país vecino.

El teniente general siempre ha estado muy vinculado a la lucha antiterrorista desde su salida en la academia en 1975, no en vano estuvo 17 años en las unidades de Información. En junio de 1996, fue nombrado asesor en materia de terrorismo del secretario de Estado de Seguridad y, desde agosto de 2003 a septiembre de 2004, fue agregado de la Guardia Civil en la Embajada de España en París. En esa época en la capital francesa, explican fuentes del cuerpo, fue cuando la colaboración hispano-gala contra ETA comenzó a llegar a los más altos niveles, tras años de desconfianza mutua.

Martín Alonso toma el relevo del teniente general Cándido Cardiel Ojer, que pasa a situación de retiro. Martín Alonso hasta ahora estaba al frente de la Jefatura del Mando de Operaciones de la Guardia Civil.

Invitados de Alsasua

El anuncio de la designación del nuevo número dos del cuerpo coincidió con la toma de posesión de Holgado como director. En ese acto hubo dos invitados que por su rango no deberían estar allí, los dos guardias civiles agredidos en Alsasua el pasado 15 de octubre. «No se entiende que cabales y generosos servidores públicos como los guardias civiles puedan seguir siendo objeto de episodios de odio y menosprecio como el sucedido en Alsasua, a cuyos protagonistas con sus parejas quiero expresarles todo mi apoyo y cercanía», dijo el ministro del Interior, Juan Antonio Zoido, quien también tuvo un recuerdo especial para los 243 guardias asesinados por ETA.

Durante la toma de posesión, a la que asistió María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa, el nuevo director general prometió «escuchar» las demandas de los agentes y sus «problemas más acuciantes», en velada referencia a la histórica demanda de los guardias civiles de la equiparación salarial con los otros cuerpos. «Me comprometo a realizar las gestiones precisas y necesarias ante los Ministerios de Defensa e Interior para mejorar las condiciones sociolaborales de todos los que integran este benemérito cuerpo», afirmó.