La Rioja

Confiesa que mató a puñaladas a su tía

Un joven de 27 años reconoció ayer en un juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia de Sevilla que mató a su tía, a la que asestó más de cuarenta puñaladas, porque le culpaba de la muerte de su perra, que había sufrido un atropello y fue sacrificada por el veterinario. El acusado, José G. O., que alega que sufre esquizofrenia oligofrénica, explicó que, tras la muerte de su perra, se fue al taller de cerámica que tenía su tía en la barriada San Diego de Sevilla, la apuñaló con su navaja de 10 centímetros sin discusión previa y le golpeó con un casco.