La Rioja

Rajoy negocia los Presupuestos del 2017 con PSOE, Ciudadanos y PNV

Rajoy y Feijóo se protegen de la lluvia con sus paraguas en la toma de posesión del presidente de la Xunta de Galicia. :: lavandeira / efe
Rajoy y Feijóo se protegen de la lluvia con sus paraguas en la toma de posesión del presidente de la Xunta de Galicia. :: lavandeira / efe
  • El presidente afirma que él y Sáenz de Santamaría ya han mantenido conversaciones «con todo el mundo»

De no hablar con nadie a hacerlo con «todo el mundo». Ese es el cambio obligado por pasar de 186 diputados en 2011 a los 137 de ahora. Mariano Rajoy no negoció ningún proyecto presupuestario en su primer mandato y aprobó las cuentas con el rodillo parlamentario del PP. Pero en solo una semana de minoría, él, su vicepresidenta y los ministros del área económica ya se han hecho una idea de lo que piensan sus potenciales aliados para aprobar sus dos primeros retos, el techo de gasto y los Presupuestos de 2017. De lo que pase con ambos proyectos dependerá en buena medida el futuro de la legislatura.

El presidente del Gobierno asistió ayer en Santiago a la toma de posesión del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y desveló que ha tomado las riendas de la negociación presupuestaria. «Ya he tenido alguna conversación», apuntó sin desvelar la identidad de sus interlocutores. Solo dijo que se pondrá en contacto «más intensamente con aquellos que tienen más posibilidades y predisposición» a apoyar las cuentas del Estado del próximo año. Un perfil que desde el PP aclararon que corresponde a PSOE, Ciudadanos y PNV.

Con Albert Rivera ha hablado por teléfono esta semana, y la sintonía es buena, según fuentes populares. Con el PSOE han existido también contactos en el ámbito parlamentario con su portavoz, Antonio Hernando, y en la Moncloa no se descarta que el propio Rajoy haya conversado con el presidente de la dirección interina, Javier Fernández, pese a la hostilidad inicial que han mostrado los socialistas hacia un proyecto presupuestario que a estas alturas ni está elaborado pero para el que ya prometen una enmienda a la totalidad. El presidente del Gobierno, sin embargo, considera que el PSOE tiene que ser el interlocutor de referencia.

Con el PNV, que si no hay acuerdo con los socialistas puede ser la llave con sus cinco diputados para la aprobación del texto, también se han producido contactos. Los nacionalistas vascos serían la clave porque si el PP cierra un acuerdo con Ciudadanos y Coalición Canaria, hipótesis muy razonable, tendría 170 votos a favor. Los Presupuestos son una ley que se aprueba en las Cortes con mayoría simple, listón que estaría garantizado con la aportación del PNV.

Los contactos con los nacionalistas, dicen en el PP, se han producido entre los interlocutores parlamentarios, pero no descartan que haya habido conversaciones entre el Ejecutivo central y el Gobierno de Vitoria. El meollo en esas conversaciones radica en la liquidación del Cupo -pago por los servicios que presta la administración central en Euskadi-, un asunto en el que ambos Gobiernos discrepan desde hace años. Un acuerdo en este punto, allanaría el camino presupuestario.

Ese será uno de los temas que figurarán en la agenda de la reunión que mantendrá, aun sin fecha, el presidente del Gobierno con el lehendakari Iñigo Urkullu. Rajoy va a recibir en la Moncloa a los gobernantes autonómicos en los primeros meses de su mandato. Serán unos encuentros bilaterales independientes de la Conferencia de Presidentes que tiene previsto convocar en el Senado para abordar la financiación autonómica. Una cita a la que el presidente de la Generalitat de Cataluña ya ha anunciado que no acudirá. El lehendakari, que ha asistido a las anteriores reuniones de este tipo, aún no ha confirmado si lo hará en esta ocasión.

Reunión con Errejón

Pero Rajoy no es el único que explora el terreno político para un entendimiento sobre el techo de gasto, cifra que el Consejo de Ministros aprobará el 18 o el 25 de noviembre, y los Presupuestos, que tendrán que esperar a comienzos del próximo año. Soraya Sáenz de Santamaría también se ha puesto manos a la obra y por su despacho de la Moncloa han pasado esta semana los portavoces parlamentarios de buena parte de los grupos parlamentarios. Incluido el de Podemos, Iñigo Errejón, que acudió el jueves a la Moncloa, según informaron desde su partido y el Gobierno no ha desmentido que se produjera.

En el Ejecutivo se es consciente de que es casi imposible contar con la colaboración de Podemos para el techo de gasto o los Presupuestos, pero no descartan que se pueda encontrar un lenguaje común en otros terrenos que se pisarán a lo largo de esta legislatura. En la Moncloa dicen estar empeñados en tener cauces de diálogo fluidos con todas las fuerzas políticas. Una idea en la que Rajoy insistió en Santiago: «Esta debe ser la legislatura del diálogo, en la que todos hablemos y, si es posible, acordemos».