La Rioja

Cifuentes toma partido por Cospedal pese a la orden de silencio de Rajoy

madrid. Trató Mariano Rajoy de zanjar el lunes la polémica desatada por su secretaria general. El mensaje tras el comité de dirección quedó claro: si María Dolores de Cospedal continúa o no como número dos del PP pese a ser ministra de Defensa, se desvelará en el congreso que el partido celebrará en febrero. Hasta entonces, silencio. Pero los populares toman posiciones.

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, no sólo valoró ayer que a Cospedal le haya tocado lidiar «con no pocos marrones» como coordinadora de la formación y portavoz en tiempos de escándalos de corrupción, sino que le ofreció su apoyo para continuar en el puesto. «Quien tiene que decidir si es secretaria general es el congreso, pero desde luego si ella decidiera presentarse estoy convencida de que tendrá el apoyo del PP de Madrid», anticipó.

En realidad a nadie se le escapa que la continuidad de la secretaria general depende en exclusiva de Rajoy y fuentes populares dan, además, por hecho que todo está hablado y cerrado entre ambos, aunque eso no frene las voces críticas. Será el líder quien presente a su equipo de dirección en el congreso. Su aprobación posterior es un mero trámite.

Cifuentes también avanzó que en ese cónclave planteará que el PP se abra a fórmulas que refuercen su democracia interna, de manera que la cúpula pueda ser refrendada por los militantes y no por compromisarios con el voto delegado. Es un debate que la formación tiene más que asumido en Madrid. La expresidenta del partido, Esperanza Aguirre, comparte que se establezca este procedimiento.

Desde la sede nacional, sin embargo, se ha descartado que cualquier cambio estatutario se aplique en esta cita, aunque se señala que los congresos regionales y provinciales podrán regirse por las nuevas normas en caso de que la modificación prospere.